CFK evitó meterse de lleno en la campaña

12 de junio, 2019

Cristina en Santiago CFK

Cristina Kirchner tuvo su momento en un día caliente para las definiciones políticas. Poco después de la conferencia de prensa que brindó Miguel Pichetto para hablar de su candidatura a vicepresidente de Mauricio Macri, y tras una conferencia de prensa del PJ y el massismo para escenificar la cercanía del acuerdo, la expresidenta presentó su libro, “Sinceramente”, en Santiago del Estero. Se enfocó en un recorrido por el texto y evitó el tono de campaña, en un evento en el que repasó momentos de sus mandatos e hizo algunas referencias al presente del país.

 

Ante un auditorio colmado en el Forum Santiago del Estero, con el gobernador Gerardo Zamora en primera fila y una columna de militantes afuera, la precandidata a vicepresidenta no habló de la campaña ni dedicó demasiado tiempo a reflexionar sobre su candidatura ni la de Alberto Fernández. Privilegió momentos de sus mandatos y recuerdos. “Yo ya fui presidenta. Siento la necesidad de poder ayudar y colaborar para terminar con esta catástrofe social y económica que viven los argentinos y las argentinas”, fue una de sus pocas menciones a la campaña actual.

 

“Yo ya fui presidenta. Siento la necesidad de colaborar para terminar con esta catástrofe social”, dijo Cristina.

 

Te puede interesar:  El Gobierno busca extender el "momentum Pichetto"

Dijo tener un “absoluto compromiso para poder trabajar fuertemente”, y afirmó: “Sería mentirosa si dijera que todo se va a solucionar mágicamente”. En uno de sus párrafos de repaso histórico, remarcó: “Las cosas que nos pasan no son casualidad, tienen que ver con las políticas que llevamos adelante. Por el país pasaron dirigentes que dejaron Argentina patas para arriba y no les pasó nada”.

 

En la presentación de “Sinceramente”, Cristina estuvo acompañada por Marcelo Figueras, escritor que ofició de moderador y fue llevando a la expresidenta por los distintos capítulos de su libro con introducciones para que la exmandataria se expresara. La presentación caminó por un sendero que mezcló en recuerdos de los doce años kirchneristas de poder y algunas referencias al gobierno de Mauricio Macri, pero ninguna a la campaña de la fórmula Fernández-Fernández.

 

“De aquella épica que habíamos hecho con Néstor, al pagar al FMI, ahora queda que esa deuda de US$ 9 mil millones se ha transformado en una de US$ 57 mil millones. Esto revela el grado de dificultades que vamos a atravesar”, señaló Cristina.

Te puede interesar:  CFK en Rosario para aprovechar el envión

 

Por el país pasaron dirigentes que dejaron Argentina patas para arriba y no les pasó nada”, reprochó la expresidenta.

 

La expresidenta habló mucho de sus años en el poder. Dijo que el momento “más feliz” de su vida política fue el festejo del Bicentenario, que “la partida de Néstor fue una gran tragedia”, a la que sumó la muerte de Chávez y las operaciones a las que ella fue sometida.

 

Cristina dijo que la gestión de Macri permite ver que ella no estaba equivocada en su mandato. “Hemos podido comprobar en muy corto plazo, porque son apenas tres años y medio de gestión del nuevo gobierno, que en todo lo que nos decían que teníamos que hacer y nos negábamos, teníamos razón. Teníamos razón en no abrir la economía indiscriminadamente, teníamos razón cuando decíamos que teníamos que sostener el mercado interno y el consumo, y cuando decíamos que teníamos que reservar los dólares para insumos de producción de la industria”, enumeró.

Dejá un comentario