El fallo de la Corte es una pésima señal

27 de marzo, 2019

Expectativa por fallo clave de la Corte

Por Jorge Colina Idesa

 

La Corte Suprema de Justicia emitió un fallo favorable a la señora María Isabel García de Cano quien se desempeñara en su vida activa como docente y diputada. Obtuvo su jubilación de la Caja de Jubilaciones de Entre Ríos. Esto sólo ya implica que es una jubilación de privilegio porque tiene condiciones muchísimas más favorables que un jubilado que se retira por el régimen general.

 

La señora tiene una jubilación superior a 6 jubilaciones mínimas, o sea, que su beneficio previsional es superior a $62.000 mensuales, monto a partir del cual la nueva Ley de Impuesto a las Ganancias establece, por votación de Congreso Nacional, que los jubilados y pensionados deben tributar el Impuesto a las Ganancias.

 

La Corte Suprema dijo que esta ciudadana (exdiputada) no pagará más Impuesto a las Ganancias. Además, ordena a la AFIP que le reintegre a la señora lo cobrado desde el momento de la interposición de la demanda. Para terminar, le ordena al Congreso (que aglutina a los representantes del pueblo, no a los empleados de la Corte) que debe adoptar un tratamiento diferenciado para los jubilados ancianos y enfermos.

Te puede interesar:  Ziliotto: “Ni los pampeanos, ni los argentinos, resisten otra gestión de Macri”

 

Lo más contradictorio es que esta demanda se inició en el 2015, cuando el impuesto a las ganancias estaba totalmente distorsionado por la arbitraria negativa del gobierno anterior a actualizar los mínimos no imponibles. El presidente de la Corte Rozenkrantz votó en disidencia. Entre sus varios argumentos recordó que el senador Juan Manuel Abal Medina –que fue miembro del Gobierno que provocó la distorsión– en el debate legislativo por la reforma al Impuesto a las Ganancias a fines del 2016, arreglando la distorsión a instancias del actual Gobierno, afirmó que para los jubilados es un gran avance que solo las jubilaciones de privilegio paguen Ganancias. Ahora la Corte Suprema ordena al Congreso que tenga una consideración especial con las jubilaciones de privilegio.

Te puede interesar:  Con Alberto, CFK le abre la puerta al peronismo para un nuevo Gobierno

 

Es muy preocupante que una sociedad, como la de Argentina, que se dice devota por la inclusión social y la igualdad, tenga a una de sus instituciones más encumbradas –como es la Corte Suprema de Justicia– impidiendo cobrar a ciertas personas el impuesto más progresivo y promotor de la igualdad, que es, el Impuesto a las Ganancias. Máxime con tanta debilidad de argumentos.

 

El fallo se aplica sobre el caso particular y, por lo tanto, no es que los jubilados dejan de pagar Ganancias. Pero deja una señal que es una muy mala propulsora de la judicialidad en favor de las personas de altos ingresos en un sistema previsional que va camino a la quiebra.

 

Dejá un comentario