¿Cómo funcionan las opciones sobre futuros de dólar?

Existen herramientas que permiten posicionarse con una pequeña porción de capital en derivados que replican la evolución del dólar

dolar Argentina futuros

Por Matías Daghero Agente Productor Bursátil y www.matiasdaghero.com

 

 

El jueves pasado mostró la segunda mayor devaluación porcentual del peso en un día desde la salida de la convertibilidad. La primera había sido la salida del cepo en 2015.

 

Desde esta misma columna, la semana pasada escribíamos que el Gobierno debía decidir si iba a priorizar contener al dólar o buscar una reducción del riesgo país, ya que conseguir ambos objetivos dado lo complicada de la situación era imposible. Y como, según cual objetivo el inversor considerara, podría conformar una cartera.

 

Según lo observado en el actuar del BCRA el pasado jueves (o la casi nula actuación, mejor dicho), queda en evidencia que el Gobierno no buscará quemar reservas para defender un tipo de cambio que parecía aún no conformarle al mercado y se buscará priorizar bajar el riesgo país, que llegó a coquetear con el valor de 800 puntos en los peores momentos del día de jueves.

 

Frente a este escenario, posicionarse con cautela en bonos como el AY24 (que a partir del año que viene comienza a amortizar capital) y el DICA podría recompensar a inversores pacientes que piensen que el Gobierno tendrá éxito en la reducción del riesgo país. De esta manera no sólo obtendrían interesantes cobros de renta (TIR cercanas al 12% al cierre del viernes para ambos bonos) sino también el potencial de jugosas ganancias de capital.

 

¿Se detiene la suba?

 

El movimiento observado el viernes en la divisa norteamericana sembró la duda en muchas inversores respecto a si los valores observados el jueves implicaron un overshooting o si todavía queda espacio para la suba.

 

Por lo pronto, la caída desde casi $ 42 a $ 37 intentó aleccionar a los ahorristas de que lo piensen dos veces antes de pagar cualquier valor por el dólar porque la divisa también puede caer, algo fundamental para frenar la corrida. Es que el que compra dólares debe tener al menos un pequeño grado de incertidumbre de que puede perder dinero al hacerlo, si no seguirá comprando a cualquier precio.

 

La gran duda que existe hoy entre los inversores es si el Gobierno podrá contener al dólar en estos niveles. Al menos esto consiguió con el retroceso en el precio del viernes.

 

Para inversores más sofisticados, existen en el mercado de capitales herramientas que permiten posicionarse con una pequeña porción de capital en derivados que replican la evolución del dólar.

 

Dentro de estos, podemos destacar como los más utilizados a los contratos de futuros de dólar. Aquí dejando en garantía otros activos (bonos, acciones y Lebac, entre otros) por un equivalente entre 10% y 15% del valor cubierto, dependiendo el aforo que aplique sobre el activo en garantía, el inversor puede asegurarse un precio de dólar por plazos que van desde el mes hasta casi un año.

 

Algo a tener presente aquí es que el valor del contrato de dólar futuro tiene una tasa de interés implícita para el precio de cada mes, dato a monitorear a la hora de elegir la posición. Por otra parte, otro factor a monitorear por el que adquiere un futuro es que el mismo liquida todos los días la diferencia en la cotización del futuro en pesos, por lo que será importante tener adicionalmente pesos líquidos en la cuenta para cubrir estos saldos en caso de que el precio de la divisa caiga.

 

¿Y si retrocede?

 

Pero frente a este nuevo escenario de incertidumbre respecto a si el dólar habría alcanzado su techo, muchos inversores en los últimos días consultan si existe “algún tipo de seguro” que se active en caso de que el dólar suba pero que, si no lo hace, no los obligue a cubrir las diferencias diarias e ir asumiendo pérdidas todos los días como lo hacen los futuros de dólar.

 

Bueno, existe un instrumento así, aunque aún no goza de gran liquidez en el mercado.

 

Me refiero a las opciones calls sobre futuros de dólar que cotizan en Rofex.

 

Estos sofisticados derivados financieros permiten al inversor pagar una prima (de alrededor del 5% del precio del futuro) por la cual se garantizan el derecho a comprar el contrato de dólar futuro a un determinado precio.

 

Si el dólar no sube o baja, el inversor sólo perderá la prima que pago como máxima pérdida posible (una ventaja respecto a la compra directa del billete o del futuro de dólar en donde la pérdida puede ser hasta el valor al que caiga en pesos la cotización del billete).

 

En cambio, si el dólar subiera, ese sall comienza a subir en su cotización y también otorga el derecho a comprar los contratos de dólar futuro al precio prefijado (un call representa un contrato).

 

Tal como lo hace un seguro, si no lo usamos perdemos la prima pero si el evento sucede nos cubre del evento. Bueno, si el dólar no sube perdemos la prima pagada por el call pero si lo hace acompañamos ese movimiento.

 

Factores a considerar

 

Hasta aquí suena como el instrumento perfecto para dejar una pequeña porción de nuestro capital que defienda nuestros ahorros en un escenario en donde el dólar continúe su alza. Sin embargo, hay algunos factores que el inversor debe considerar.

 

El primero de ellos es la escasa liquidez con la que cuenta este instrumento. Si uno mira las puntas compradoras y vendedoras los spreads entre ambas son enormes, por lo que se aconseja consultar a su productor búrsatil o ssesor financiero antes de ejecutar la operación. Sin embargo, Rofex actúa de market maker en este tipo de instrumentos, buscando que estas puntas existan.

 

A su vez, un dato no menor a considerar es que cuando la opción call se encuentre in the money”(esto significa que el valor de ejercicio está por debajo del precio que actualmente se encuentra en mercado, por lo cual es ejercible), el call comienza a liquidar las diferencias diarias, por lo que a partir de allí comienza a comportarse como un contrato de dólar futuro.

 

Por último, y a diferencia de lo que sucede con los contratos de futuros donde existe la posibilidad de comprar contratos que vencen hasta casi dentro de un año, en el caso de los calls de dólar futuro por lo general sólo operan del mes actual y, hacia mediados del mes, el del mes siguiente.

 

Se aconseja antes de utilizar este tipo de instrumentos informarse respecto a su funcionamiento y asesorarse correctamente. Es un camino más largo, pero puede otorgarle grandes satisfacciones.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *