El mercado local se hunde (y en el mundo bate records)

Si se busca encontrar en el resto del mundo a los responsables de la fuerte caída del Mervao o el riesgo país, se está errando en el diagnóstico

 

Por Matías Daghero Agente Productor Bursátil www.matiasdaghero.com

 

 

La semana que pasó dejó claramente en evidencia que si se buscaba encontrar en el resto del mundo a los responsables de la fuerte caída del mercado accionario o a la suba del riesgo país, se está errando en el diagnóstico.

 

Es que los índices norteamericanos tuvieron una semana en la que pudieron marcar nuevos records (superando los valores observados en enero), Europa tuvo una buena semana y los mercados emergentes también.

 

Si ampliamos un poco el margen temporal del análisis, podremos notar en el gráfico en el que se compara la evolución del índice Merval medido en dólares y el ETF que replica el rendimiento de una canasta de acciones de mercados emergentes (EEM: NYSE) que Argentina acompañó los movimientos de éste e incluso los superó luego del optimismo que despertaron las elecciones legislativas de medio término del año pasado. Sin embargo, a partir de mayo (cuando se acentuó la corrida contra el dólar) el comportamiento claramente se disoció del que tuvieron el resto de los mercados emergentes. Paradójicamente esto se produjo cuando dejamos de ser mercado de frontera y pasamos a ser emergentes.

 

 

Dentro de la caída de acciones, la nota saliente la dieron las acciones de Banco Supervielle (SUPV) el día viernes, con una caída del 30,77% en el precio de sus acciones, valor no observado de caída para acciones bancarias desde épocas de la crisis subprime o de la confiscación de los fondos de las Afjp. Entre los principales motivos, estuvieron un balance que no convenció al mercado al que se sumó un empeoramiento de los indicadores de morosidad de la cartera de préstamos de la entidad. Vale la pena preguntarse si el castigo no ha sido excesivo para una entidad que en el último tiempo amplió sus unidades de negocio con la adquisición de Invertir Online. Si uno mira indicadores de valuación como Precio/Ganancias o Precio/ Valor Libro la acción está extremadamente barata no sólo comparada con otros bancos de la región sino también con otros bancos argentinos. Pero como reza el refrán “flujo mata fundamentos” y en este momento el flujo de dinero de los inversores parecería haberle bajado el pulgar a la acción de SUPV.

 

¿Dólar o riesgo país?

 

El debate que en estos momentos se están haciendo en el seno del Gobierno es si priorizar la lucha por contener el dólar (buscando frenar la suba en la inflación) pero a costa de sacrificar más de los dólares de las reservas y de los provistos por el FMI, en medio de un contexto en el que todas las monedas emergentes están cayendo frente al dólar. Esta situación de caída de reservas haría subir el riesgo país frente a la menor capacidad de pago.

 

Por el contrario, si el Gobierno quisiera recuperar parte del terreno perdido en riesgo país este año pensando en la posibilidad de no depender exclusivamente del financiamiento por parte del FMI y de organismos de crédito internacional, no sacrificar inútilmente reservas para contener un dólar incontenible en el mundo debería ser la clave.

 

Desde el punto de vista del inversor, anticiparse al comportamiento que tendrá el Gobierno en el futuro en este sentido puede resultar clave en la forma de conformación del portafolio.

 

Si el inversor considerara que el Gobierno va a buscar contener el dólar y esto tendrá el consiguiente efecto de suba del riesgo país, debería sobreponderar en su cartera la participación de bonos muy cortos en dólares (para no sufrir tanto con la suba del riesgo país) como el Bonar 2018 (AN18) que vence en noviembre y tiene actualmente una TIR de 4,6% o incluso de las Letes en dólares. A esto, con una participación menor frente al riesgo de que el Gobierno no puede ejecutar su plan con éxito, las Lebac otorgan una alta tasa de interés en caso de que el dólar no se mueva demasiado (algo que no ha venido sucediendo en este año con la sola excepción del mes de julio).

 

En cambio, si el inversor viera como más factible que el Gobierno se concentre en bajar el riesgo país y deje correr al dólar hasta alcanzar un valor en el que los inversores dejen de comprar, sería recomendable posicionarse en bonos en dólares de la parte media de la curva como el Bonar 2024 (AY24) o incluso el Discount US$ 2033 (DICA) con rendimientos de 10% y 10,9% respectivamente y una posibilidad de fuertes ganancias de capital en caso de que el >Gobierno tenga éxito en el proceso de baja del riesgo país.

Te puede interesar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *