se hundieron las importaciones y volvió el superávit