La escalada inflacionaria y la pérdida de poder adquisitivo lo acelerarán en el segundo semestre y el ajuste de 2019 sugiere su continuidad