La desocupación se encamina a los dos dígitos