Hacia la fábrica de algoritmos