Europa tiene el crecimiento más bajo desde 2014