¿Cómo evitar la hecatombe?