El Congreso, el movimiento obrero, el empresariado, las fuerzas sociales, tienen que asumir la exigencia del debate para alumbrar un camino que con luz es difícil