Inicio » Debates » El lanzamiento del FAU



El lanzamiento del FAU


25 de abril, 2014

La presentación del Frente Amplio Unen (FAU) fue un hecho político relevante porque se trata de una herramienta electoral que tiene, de arranque, la posibilidad de atraer a un cuarto de los votantes. Así surge del desempeño de los partidos que integran el FAU en las legislativas del año pasado.

Mantenerse unidos es el principal desafío porque expresa diferentes culturas políticas, como quedó de manifiesto en el acto constitutivo del FAU realizado el martes 22 en el Teatro Broadway. Hubo dos videos –que por el afán de no romper los equilibrios internos– resultaron insulsos y carentes de toda definición política sustantiva. También resultó inapropiado el documento fundacional. Plagado de definiciones obvias que se asemejaban más un programa genérico de Gobierno que a un documento que sólo debía contener los principios fundamentales que inspiran al nuevo frente.

La sombra de la Alianza se proyectó sobre el FAU y de allí que deba extremar los esfuerzos para mostrar la mayor coherencia posible. De todas maneras, todos asumieron el compromiso de resolver la candidatura presidencial en el marco de las primarias. La apuesta es que de allí surja un candidato con fuerza como consecuencia de una amplia participación y cubrir así la principal falencia del nuevo frente, que es carecer de una figura atractiva para el electorado.

También constituye una señal importante la decisión de que los ochenta legisladores que integran el espacio tengan una actividad coordinada en el Congreso.

No hay duda de que se ha instalado un nuevo actor en condiciones de ser competitivo en las elecciones presidenciales del año que viene. Eso le brinda contención a muchos intendentes –básicamente de origen radical– que son cortejados tanto por Mauricio Macri (ver recuadro) como por Sergio Massa. Para ambos, que compiten por similares segmentos del electorado, el nacimiento del FAU no es un tema menor. Massa parece avanzar sobre los sectores del peronismo no kirchnerista por lo cual le cerró allí el camino al macrismo. Definitivamente, el jefe de Gobierno se nutrirá del apoyo electoral de quienes no se identifican con el peronismo.

Te puede interesar:  Reunión de gobernadores enojados con Macri

A partir de ese dato, muchos análisis políticos giran en torno a la posibilidad de un acuerdo entre el FAU y el PRO en alguna instancia del largo ciclo electoral. Pero no parece que el momento de un eventual acuerdo sea antes de las primarias. Proponer la participación de Macri en esa instancia implicaría una ruptura del flamante frente. Pero la discusión se va a plantear en algún momento si las candidaturas de Massa y Daniel Scioli conservan sus actuales niveles de intención de voto. Si el resto del espectro político no quiere convertirse en un mero observador de una interna peronista, deberá pensar en juntarse. Pero no le resultará fácil y también en ese caso pagará costos.

Mientras tanto el oficialismo recuperó algo de terreno. No hay riesgo de que las variables económicas se desequilibren en el corto plazo y eso le otorga cierto margen de maniobra al Gobierno. Por otra parte, la diáspora que algunos esperaban luego de los comicios legislativos del año pasado no se produjo. No hubo pases masivos al massismo salvo por parte de aquellos que ya eran críticos del Gobierno. Los votos que obtuvo en la Cámara de Diputados para aprobar la compensación a Repsol demuestran que todavía cuenta con recursos institucionales suficientes para llevar adelante su agenda.

Te puede interesar:  Sin hablar de transición, el Gobierno busca reacomodar su gestión

Recuadro: Las respuestas del PRO y el FpV

Distintas figuras políticas se refirieron, cada una a su manera, a la conformación del Frente Amplio Unen. El jefe de Gabinete le dedicó chicanas –impropias de su cargo– mientras que el ministro Florencio Randazzo –con habilidad– se refirió positivamente a la construcción del FAU. A su vez, Maurico Macri, cuyo nombre fue tan meneado como posible socio del FAU en alguna etapa futura hizo una referencia elíptica pero favorable a su conformación. Al inaugurar un seminario organizado por el Banco Ciudad, sostuvo que se venía un tiempo de consenso porque ningún sector político tendrá la fuerza suficiente para gobernar por su cuenta sin buscar acuerdos con los demás. Elogió también –porque entiende que es un anticipo de la nueva etapa– el documento que firmaron esta semana treinta y ocho entidades empresarias. Seguramente en los próximos meses habrá muchas iniciativas similares porque cuando se acercan los cambios de gobierno suelen aparecer distintas propuestas sugiriendo lo que debería ocurrir en el próximo turno presidencial.

Dejá un comentario




One Comment

Dejá un comentario