Motomel promete invertir $3.500 millones si compra la planta de Zanella en San Luis

zanella motomel


La fabricante nacional de motovehículos Motomel anunció hoy una inversión de $3.500 millones en la planta de producción de Zanella en la provincia de San Luis, en caso de que su propuesta de compra, que está en concurso de acreedores, finalmente sea aceptada.

 

Motomel, empresa de capitales 100% nacionales, presentó un plan de inversiones a tres años que incluye la permanencia del 100% de las fuentes laborales actuales y la triplicación del personal a fin de dicho período, con lo que se generarían  500 puestos de trabajo entre directos e indirectos, según una solicitada publicada hoy en el diario puntano La República.

 

Además, la compañía indicó que proyecta realizar inversiones de mejoras y adecuación de la planta; implementar un plan de fabricación local de componentes para Zanella; aumentar un 3.000% la tributación en la provincia; y realizar inversiones en capital de trabajo.

Te puede interesar:  El Gobierno le mete presión a la industria frigorífica tras nuevos aumentos en carne

 

La empresa La Emilia, propietaria de la marca Motomel, denunció a mediados de diciembre “irregularidades” en la venta de la firma Zanella al entender que la oferta, que realizó ante el Juzgado Civil Número 4 de San Luis, duplica el monto propuesto por el oferente que finalmente fue aceptado por el juez Agustín Ruta.

 

El magistrado decidió aceptar la oferta de Industria Metalúrgica Sud Americana (IMSA) de US$ 1,9 millones mientras que La Emilia ofreció US$ 3,8 millones, tras lo cual Motomel recusó al magistrado, por lo que el expediente está en la Sala I de la Cámara Civil de San Luis.

Te puede interesar:  El Gobierno le mete presión a la industria frigorífica tras nuevos aumentos en carne

 

Cabe recordar que el año pasado, golpeada por la crisis financiera, Zanella entró en concurso preventivo, producto de la caída en las ventas y de una de deuda de US$ 7 millones.

 

La fabricante de motos cerró en 2019 sus plantas en el interior del país, en Mar del Plata, San Luis y Córdoba, y despidió a 70 trabajadores en su fábrica histórica de Caseros, además de rematar parte de sus bienes.

 



Lee también: