Lo que nos pasó esta semana



Por Julian Doyle

 

En un zoom reciente una persona que trabaja en barrios carenciados en PBA me contó que hay sacerdotes que bajan linea a favor del gobierno y tienen en cuenta tu simpatía política cuando distribuyen la ayuda. [Iván Petrella, Twitter]

 

La decisión del Centro Austral de Investigaciones Científicas, un organismo dependiente del Conicet con sede en Ushuaia, de erradicar una plaga de conejos silvestres mediante la fumigación con gas fosfina, originó una polémica con asociaciones protectoras de los animales que llevaron el tema a la justicia. [El Chubut]

 

¿Deberíamos olvidarnos del transporte público en tiempos de pandemia?

 

Sin agua, ni gas, ni energía eléctrica. Con todos los vidrios rotos y fallas estructurales. Y con una mugre que la convertían en insalubre e inhabitable. Esa casa era de la Municipalidad de General Pico y allí la dirección de Acción Social alojaba a un hombre de 65 años al que asistía socialmente. [Clarín]

 

Resulta que uno de los mayores obstáculos para cenar en un restaurante, renovar una cita con el médico o volver a la oficina es la posibilidad de tener que usar un baño público, un espacio estrecho, íntimo y potencialmente infestado de gérmenes. […] En Florida, los centros comerciales están instalando lavabos y secadores de manos sin contacto en los baños antes de abrir sus puertas. McDonald’s exige a los franquiciados que limpien los baños cada 30 minutos. En todo el país, las empresas están reemplazando los secadores de pelo con toallas de papel, desmantelando urinarios que ahora parecen demasiado juntos y eliminando las puertas de los baños para crear entradas estilo aeropuerto sin contacto. […] Un autocine en North Ridgeville, Ohio, reabrió esta semana con 10 baños portátiles agregados a los ocho puestos existentes. En su marquesina frente a la ruta, promocionó las ventajas de ver películas al aire libre en el auto: “Distancia social desde 1965”. [Washington Post]

 

Te puede interesar:  Lo que nos pasó esta semana

Queremos acercarnos a ustedes para tratar de visibilizar la situación especialmente precaria en la que nos encontramos los cantantes líricos del país. Somos un grupo pequeño que abastece un mercado también pequeño. Por la naturaleza de nuestro trabajo es posible que haya quienes tengan una idea glamorosa de nuestras vidas, sin embargo, somos trabajadores como tantos otros de nuestro país.

 

Cómo salir de la pandemia de modo sostenible, por Mario Firmenich. [APU]

 

“Una de las memorias más sordas, repugnantes, amargas, autocompasivas y horriblemente insalvables desde Mi lucha”: la periodista compara a Woody Allen con Adolf Hitler. En el diario The New York Post, la crítica cultural Maureen Callahan escribe que el cineasta es lo más desagradable del mundo y en las mismas páginas, pero unos días más tarde, otra periodista llamada Andrea Preyser responde: “Mia Farrow finalmente tuvo éxito en destruir a Woody Allen y todos deberíamos tener miedo”. La publicación de A propósito de nada, la esperadísima autobiografía del director que sale en estos días en castellano (ya la leí en inglés), aviva una discusión global y colectiva que empezó hace treinta años y que revela dos fenómenos de esta época: posverdad y cancelación. [Sommelier de Café]

 

Te puede interesar:  Lo que nos pasó esta semana

El dueño de una tienda que habló bajo condición de anonimato por temor a represalias, brindó detalles sobre su helado de gas lacrimógeno. Una heladería de Hong Kong lanzó este sabor usando pimienta, en memoria de todos los gases lacrimógenos disparados por la policía durante las icónicas protestas de los últimos meses. El sabor es una señal de apoyo al movimiento prodemocrático, que busca recuperar su impulso durante la pandemia de coronavirus, dijo el propietario.

 

85 años de publicidad 

 



Lee también: