Gesto a gobernadores con eje en reactivación



 

Luego de reunirse en Olivos con Horacio Rodríguez Larreta y Axel Kicillof para reforzar su alianza política en el AMBA, la región con mayor cantidad de contagios y de aceitar el trabajo territorial, el presidente Alberto Fernández salió de gira por el interior del país, luego de haber concentrado en lo que va de la pandemia su agenda en el AMBA.

 

La primera posta de recorrido fue la provincia de Santiago del Estero, en donde estuvo acompañado por el gobernador, Gerardo Zamora. Fernández inició su visita en el departamento de Robles, donde realizó el corte de cinta de Mega Alfalfa Argentina (MAA), una empresa agroindustrial que produce forraje para ganado, desinado al consumo interno y externo.

 

El Presidente, quien fue capaz de trazar puentes con los gobernadores durante el 2019, buscó federalizar la agenda de la pandemia, con impronta productiva, sobre todo pensando en comenzar a activar el andamiaje productivo.

 

Participaron de la visita los ministros de Interior, Eduardo de Pedro; y de Obras Públicas, Gabriel Katopodis; el secretario General de la Presidencia, Julio Vitobello; y el secretario de Obras Públicas, Martín Gill.

Te puede interesar:  La CGT preocupada por el nivel de empleo en la pospandemia

 

En la ciudad capital, Fernández y Zamora recorrieron las obras de ampliación de colectores, redes cloacales y conexionado extra domiciliario, que beneficiará a 37.600 habitantes directos y a 180 mil indirectos, con una cobertura del 100% ciento de desagües cloacales. Además, visitaron las obras de puesta en valor de la Escuela del Centenario.

 

Las obras de restauración del edificio declarado Monumento Histórico Nacional estuvieron paralizadas desde abril de 2019 por la falta de giro de fondos por parte de la entonces gestión nacional.

 

La presencia del ministro Katopodis no fue casual. Nación inyecta recursos para la realización de obras en la provincia por más de $9.893 millones, que incluirá la reactivación y finalización de dos obras hídricas que permitirán el acceso al agua potable a más de 80 mil habitantes. Tal como informó este diario, en el Gobierno han comenzado a pensar una agenda para la post pandemia.

 

Ayer fue el día de mayor cantidad de casos desde el inicio de la pandemia: 648. Sin embargo Fernández, que “el Estado está presente donde alguien tienen un síntoma y lo aísla para atenderlo”, con lo que las posibilidades de contagio de coronavirus “disminuyen”, pero aclaró que “queda en los gobernadores qué actividad se abre y cuál no” en medio del aislamiento social.

Te puede interesar:  Larreta no descuida su agenda 2021

 

En ese sentido, asumió que “no todos tienen la misma suerte”, porque donde los asentamientos poblacionales son más grandes “el problema es más agudo”, como en los casos de Buenos Aires y el Gran Buenos Aires, donde lo importante es que “estamos trabajando todos juntos”, en una conferencia de prensa en Tucumán, segundo destino de su primera gira por el interior del país desde que se resolvió el aislamiento.

 

En el mismo día en que se conoció que la negociación con los bonistas se extenderá, y el país tendrá más plazo para la negociación, Fernández aprovechó para remarcar: “No vamos a someter a la Argentina a nuevos compromisos que no podamos cumplir”.

 



Lee también: