El pueblo cabecera de Vaca Muerta fue blindado y prohíbe entrar a los petroleros



La pequeña localidad de Añelo que tiene cerca de 8.000 habitantes se encuentra cerrada incluso para los petroleros que se encuentran trabajando en plena cuarentena en los pozos de Vaca Muerta.

 

Según consigna el sitio RN, la pandemia volvió a cambiar la vida cotidiana de los añelenses. La localidad se encuentra blindada y aislada para evitar que los operarios ingresen a sus comercios con el argumento de que temen que algún trabajador de la industria pueda llevar la enfermedad a una ciudad que hasta hoy está libre de coronavirus.

 

El intendente Milton Morales extremó los recuados en la víspera de la primera flexibilización de la cuarentena, cuando se esperaba que en los yacimientos petroleros el nivel de actividad se duplicara.

 

Al desplome de ventas en los comercios, se suma la parálisis total de los hoteles y grandes reutaurantes que antes estaban repletos de planteles de operarios.

 

La localidad cuenta con tres accesos principales: ambos extremos de la ruta 7 y el camino de la meseta que recorre el parque industrial y los nuevos barrios. En cada uno de esos accesos se montaron controles en los que los conductores son sometidos a chequeos de temperatura y sólo se permite ingresar a la localidad a quienes tienen domicilio en Añelo.

 

“Los trabajadores petroleros que no tienen domicilio en Añelo pueden pasar por la ruta e ir a sus lugares de trabajo en el campo pero no pueden entrar a la ciudad, no pueden parar a comprar la comida por ejemplo”, detalló Morales.

 

El principal temor es que ante un brote en la localidad sólo hay un hospital de baja complejidad, por lo cual los vecinos dependen de poder arribar a una clínica de Neuquén capital, distante a 80 kilómetros.

 

A los vecinos que cruzan de un lado al otro de la ruta por ejemplo para ir al supermercado o el cajero, se les entrega en los controles un papel en donde se indica el horario y que es controlado luego cuando busquen volver a cruzar para regresar a sus casas.

 

Pero además, en el caso de las empresas vinculadas a Vaca Muerta fueron varias las que advirtieron problemas para acceder por ejemplo a sus oficinas que se encuentran dentro del casco urbano y, para lo cual en algunos casos sólo se permitió que las firmas retiren sus vehículos de trabajo que habían quedado dentro de la “isla” de Añelo.

 

Desde la semana pasada la comuna volvió a restringir la circulación, esta vez fijando turnos para el movimiento de vehículos por el casco céntrico en función de su terminación en número par e impar.

 

“Se nota un poco más de movimiento en los retenes pero no es mucho. Va a ser muy difícil retomar el nivel de actividad no sólo el que había hace ocho meses atrás sino incluso el de antes de la cuarentena”, aseguró el jefe comunal en referencia a la crisis que se desató en el sector petrolero a raíz del DNU 566 de congelamiento de los combustibles.

 



Lee también: