Los bancos centrales tratan de sostener la actividad



Por Luis Varela

 

Con los bancos centrales de todo el mundo anunciando que abren la canilla de par en par, garantizando los pagos de deuda de todos los bonos públicos y privados hasta nuevo aviso, los mercados tuvieron ayer un día de mayor alivio en las bolsas, con algunos repuntes nada espectaculares.

 

De fondo, mientras tanto, los inversores globales siguieron volando hacia el cash, abandonando todas las monedas y buscando quedarse en dólares. Aunque esto fue un poco atenuado, ya que en América Latina, luego de una fuerte corrida, el dólar estuvo algo más tranquilo, sobre todo en Argentina, donde los dólares oficiales siguen subiendo, pero los dólares libres pegaron un fuerte frenazo.

 

La clave de todo este momento de emergencia que plantea el coronavirus es que hay respaldo en los países con economías sólidas, donde durante años se vinieron haciendo las cosas más o menos bien, cumpliendo a rajatabla con los pagos comprometidos. Pero en Argentina, justamente en conjunción con un momento complicado por la reestructuración de la deuda, el Banco Central no puede actuar igual que la Reserva Federal, el Banco Central Europeo, el Banco de Japón o el Banco de Inglaterra. Ellos respaldan con dólares, euros, yenes o libras, que tienen valor para los inversores, y el Banco Central argentino respalda con emisión de pesos, y como sabemos la confianza en el peso es inexistente.

 

La cuestión es que ayer en el exterior, el dólar subió 2,5% contra el yen, 2,2% contra el euro, 1,4% contra la libra, 1,1% contra el mexicano y bajó 0,4% contra el real y 0,7% contra el chileno. Pero en Argentina estuvo más tranquilo. A nivel local, el dólar turista subió 17 centavos hasta $ 85,27. El dólar oficial subió 13 centavos hasta $ 65,59 y el dólar blue se desplomó $ 3,75 hasta $ 85,50. El dólar mayorista subió 22 hasta $ 63,55. El dólar mep bajó 37 centavos hasta $ 88,77 y el ccl bajó 26 centavos hasta $ 88,73. Y la brecha entre el dólar oficial y el blue bajó al 30,3% y la brecha entre el ccl y el mayorista es del 39,6%. Al tiempo que medidos en pesos, el real subió 7 centavos hasta 12,45, la libra bajó 27 centavos hasta 73,14 y el euro cayó 1,10 pesos hasta 67,87.

 

La baja de los dólares libres obedeció a una cuestión de bajo nivel de operaciones. El coronavirus congeló los movimientos de muchos inversores. Y el práctico congelamiento de negocios fue por el miedo a salir, a pesar de que el Banco Central acaba de anunciar que junto con la reclusión que se le pedirá a la población hasta fin de mes, la autoridad anunció oficialmente que declara días inhábiles del 16 al 31 de marzo para las actuaciones sumariales cambiarias y financieras.

 

El megacanje

 

Junto con esto, como adelantamos en los últimos días, el Ministerio de Economía realizó ayer un megacanje para sacarse de encima una importante cantidad de vencimientos de bonos en pesos. Quería limpiar los pagos cortos por $ 530.000 millones y su intención quedó a mitad de camino, ya que logró canjear $ 257.000 millones y estiró vencimientos hasta 2024.

Te puede interesar:  Cómo evolucionan las búsquedas laborales durante la cuarentena

 

El Palacio de Hacienda, en un comunicado de prensa, informó que recibió un total de 673 ofertas. El resultado obtenido superó las expectativas del propio titular de la cartera, Martín Guzmán, quien el miércoles señaló a la agencia Reuters que esperaba “intercambiar alrededor de $ 200.000 millones de deuda a corto plazo en esta primera ronda”. El funcionario dijo que el objetivo de este canje “es traspasar una porción significativa de la deuda en pesos, a tasas de interés sostenibles”.

 

En el canje instrumentado ingresaron diversas series de Letras de Capitalización (Lecap), algunas que tienen vencimiento este año, pero también otras que fueron reprogramadas el año pasado por el gobierno anterior y cuyo pago fue “reperfilado” para 2020. Estos títulos fueron los que más movimiento concentraron con 249 órdenes recibidas por $188.105 millones, con lo que concentraron el 73% de total canjeado. En segundo término se encontraron las Lebas, con $ 40.455 millones a través de 150 órdenes recibidas, lo que representó el 26% del volumen canjeado. A esto se agregaron Bonos del Tesoro, con vencimiento en junio próximo, con 186 órdenes recibidas y $ 23.858 millones, el 9 % del total, y Letras de Descuento por $ 4.955 millones, que explicaron el 3% restante.

 

Los nuevos títulos fueron $120.752 millones en Bono de Tesoro Nacional en pesos ajustados por CER 1% con vencimiento el 5 agosto 2021 (BONCER 2021), a un precio de colocación $1.048,70 por cada $1.000 de valor nominal. Otros $ 67.006 millones correspondieron a un Bono del Tesoro Nacional en pesos ajustado por CER 1,2% con vencimiento el 18 de marzo de 2022 (Boncer 2022), y precio de colocación $ 1.004,16. La tercera propuesta más elegida fue el nuevo Bono del Tesoro Nacional en pesos ajustado por CER 1,4%, con vencimiento el 25 de marzo de 2023 (Boncer 2023), y precio de colocación $ 1.000, el cual concentró $ 62.502 millones. Y el último instrumento fue un nuevo Bono del Tesoro Nacional en pesos ajustado por CER 1,5%, con vencimiento el 25 de marzo de 2024 (Boncer 2024), y precio de colocación $ 1.000 que concentró $ 54.426 millones.

 

Pese a la buena cara que puso el ministro al presentar el resultado, la respuesta del resto de los bonos fue ciertamente mala. En promedio, los títulos argentinos siguieron bajando fuerte, por lo que el riesgo país subió otros 75 puntos, hasta 4.115 puntos. Y con ese nivel, agencias de calificación ya empiezan a adelantar que volverán a sacar a Argentina del grupo de mercados emergentes para ponerla en lo que se llama mercados de frontera.

 

Además, para evitar que el dólar se desmadrara, el Banco Central perdió ayer otros US$ 89 millones de las reservas, por lo que quedaron US$ 43.950 millones y en dos meses ya se perdieron US$ 1.536 millones de dólares.

 

Pese al respaldo de los principales bancos centrales del mundo, los bonos corporativos están bajando en bloque en todas partes. Y ayer se vio una fuerte caída para los bonos de Australia, Singapur, Corea del sur y repunte para los de Grecia.

Te puede interesar:  El PIB perdido, el otro "plan Guzmán", tasas chinas, ideas locas, mal Sebreli y el oro de Maduro

 

Y la foto de los bonos argentinos fue luctuosa El 80% de lo operado en bonos se transó en 8 títulos: AY24 29%, TO26X 16%, AY24X 16%, TC21X 6%, AA21X 4%, TX21X 4%, TO23X 3% y PAA0 3%. Con alto volumen, los bonos argentinos siguen en caída libre. En los extremos se vio una suba del 73% para el bono PAA0C, alza del 22% para el bono TVPP, suba del 17,5% para el bono AA46X y alzas del 3% al 7% para los bonos PBA25, A2E8X, PAA0, DICYD y AC17. Y derrumbes del 10% al 38% para los bonos AO20Y, PARYY, AA21X, AC17X, PARYX, PAY0, TX21, AA37X y DIA0D.

 

Pese a la millonada de dólares y demás monedas que se liberan en el mundo hoy con tasa 0%, las bolsas mejoraron, pero apenas. Hubo subas del 0,5% al 2,3% en los índices de la Bolsa de Nueva York. También se vio una suba del 2,1% en la Bolsa de San Pablo, pero hubo una caída del 1,1% en la de México.

 

En el mercado bursátil local, con $ 800 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires repuntó 2,6%. El 80% de lo operado en acciones se transó en catorce papeles: Comercial del Plata reunió el 19% y G.F. Galicia el 13%.

 

En los extremos se vieron saltos del 6% al 21% para Phoenix, YPF, Aluar, Agrometal, Supervielle, BYMA, Ternium, Grupo Valores y Loma Negra. Y bajas del 4% al 9,7% para Bodegas Esmeralda, Celulosa, Dycasa, Consultatio, Ferrum, Pampa Energía, Banco Río – pref y Polledo. Los ADR argentinos en Nueva York estuvieron mixtos: subas del 2% al 18% para YPF, Tenaris, Ternium, Bunge, IRSA I y Telecom; bajas del 1% al 11% para Globant, Pampa E, IRSA P, Macro, Cresud y Edenor.

 

En commodities, los precios estuvieron en un sube y baja interminable. El petróleo primero se desplomó hasta US$ 22 por barril y luego rebotó hasta casi US$ 25 (sucede que a 20 dólares ya no es negocio ni para los pozos árabes). Los metales preciosos estuvieron mixtos: el oro bajó otro 1,3% y la onza de plata rebotó 1,3%. Los metales básicos también mixtos: repunte del 1,6% para el cobre, pero el aluminio bajó 0,5% y el níquel cedió 0,7%. En Chicago hubo salto del 5,2% para el trigo, alza del 2,9% para el maíz y mejora del 2,2% para la soja. En Rosario se vio un salto del 7,3% para la soja, suba del 4,2% para el sorgo, alza del 2,3% para el maíz y mejora del 2,2% para el trigo. Esto concentra mucho interés porque tenemos cosecha récord, pero por el coronavirus algunos exportadores están congelando operaciones. Y el foco de luz del día estuvo en las criptomonedas: hubo un salto del 16,3% para el bitcoin, con subas similares en el resto.

 



Lee también: