Un golpe a la curva en pesos

pesos inflación mmt


Por Alejandro Kowalczuk Argenfunds

 

El comunicado de ayer por el reperfilamiento del AF20 es contradictorio y genera dudas para el futuro que el Gobierno deberá encargarse de disipar. Por un lado, dice que los que consideran el bono como un instrumento en pesos recibirán un tratamiento consistente con el objetivo de reconstruir una curva sostenible de rendimientos en pesos, pero ese “tratamiento consistente” termina siendo el no pagar un compromiso a liquidar en pesos.

 

Menciona que “no afecta la estrategia de normalización de la curva”, pero este evento disparó las tasas de instrumentos en pesos en el mercado secundario, con rendimientos para la Lecap con vencimiento 26/02 del 296% de TNA y de 102% de TNA para la LECAP con vencimiento 11/03 y caídas en los precios de bonos en pesos del 10% para el TC20 y A2M2, 6,50% para el TC21 y 6% para el PR15, por dar algunos ejemplos. La caída en precios no es más que el resultado de la venta de estos instrumentos por el mayor riesgo percibido y pérdidas estimadas en línea con la generada en el caso del AF20. Todo eso, sin duda, resiente la demanda de instrumentos en pesos y afecta la estrategia de normalización de la curva.

Te puede interesar:  Crisis de las cadenas de valor: el coronavirus profundiza la desglobalización

 

Para contrarrestar esto, el Gobierno deberá respetar a futuro todos los pagos de instrumentos en pesos, independientemente de que logre rollearlos o no, y sobre todo deberá respetar los pagos de instrumentos de corto plazo, como las Lecap, Lecer y Lebad. No cumplir con estos pagos utilizando la misma excusa de que los inversores no acompañaron en un determinado canje o licitación, complicaría aún más la situación.

Te puede interesar:  En 2019, las ventas en supermercados cayeron 9,7% y en shoppings 6,8%

 

Después de este evento, la tarea de reconstruir una curva en pesos de corto plazo vía Lebad, volver a tener una curva de instrumentos a tasa fija o normalizar los rendimientos reales de bonos atados a la inflación será mucho más difícil. Los organismos y entes estatales seguramente acompañarán en el proceso, pero recrear la confianza en privados será más complejo.

 

Si la idea del Gobierno es sólo pagar si rollea al vencimiento y no tiene un plan B, esto hace probable que vuelva a pasar lo de ayer. El echarles la culpa a los inversores, o a quien sea, podrá ser una excusa o justificativo válido, pero justificar el hecho no sirve para evitar las consecuencias.

 



Lee también: