Tesla, la obsesión de Bolsonaro



Los rumores están avanzando y hasta trascendió el plan que anuncia el desembarco de la compañía de vehículos eléctricos, Tesla, que invierte fuertemente en automóviles nuevos, fábricas y baterías. El presidente Jair Bolsonaro quiere terminar su mandato en 2023 y conseguir que la empresa de Elon Musk anuncie la instalación de una giga fábrica en Brasil.

 

Tesla tiene la mayoría de sus fábricas en Estados Unidos. Afuera, solo una en China y a fines del próximo año esperan inaugurar otra en Alemania.

 

 

Entretanto, Bolsonaro armó un comité -conformado por personas relacionadas a la industria: empresarios, funcionarios y legisladores- para poner en marcha una campaña para atraer a Musk a Brasil, donde por el momento los autos de Tesla aún no son comercializados oficialmente.

 

Varias fuentes coincidieron en que el plan estaría avanzado e inclusive, hay conversaciones sobre instalar la fábrica en un predio del estado de Santa Catarina, muy cerca de Florianópolis, donde se encuentra también una planta de BMW.

 

 

El grupo de expertos que busca seducir al CEO de Tesla, está encabezado por el diputado brasileño, Daniel Freitas y cuenta con el apoyo de empresarios relacionados al mundo automotor.

 

Freitas es un local de Santa Catarina, que pertenece al Partido Social Liberal que encabeza Bolsonaro, y es autor de un proyecto de ley que busca incentivar -a través de exenciones impositivas- la instalación de fábricas de autos eléctricos en Brasil. Popularmente, se le ha dado el nombre de “Ley Tesla”.

 

“Tesla es una de las más valiosas automotrices del mundo y podrá abrir una de sus fábricas en América del Sur en el plazo de hasta tres años”, declaró Freitas.

 

Otro integrante del comité es el ministro de Ciencia y Tecnología, Marcos Pontes, quien hace unos días se reunió con Anderson Pacheco, ingeniero de Tesla, según consignó el medio Time 24 News.

 

Pacheco es un brasileño que trabaja en la automotriz eléctrica hace cuatro años. No se sabe sobre los detalles del encuentro, pero se especula que Pacheco volvió a Estados Unidos con una buena oferta para Tesla, que incluiría reducciones impositivas y otros beneficios para asentarse en Brasil.

 

Tesla obtuvo US$ 105 millones en ganancias netas en el cuarto trimestre de 2019, terminando el año con una nota positiva y declarando que 2019 fue un punto de inflexión para la volátil compañía de automóviles eléctricos.

 

Las entregas récord de 2019 ayudaron a aumentar los ingresos un 19% durante el trimestre anterior, pero los márgenes de ganancias cayeron porque Tesla vendió más del Modelo 3 de menor precio.

 

El pasado 14 de febrero, Tesla recaudó US$ 2.03 mil millones en una oferta secundaria de acciones, con un precio de US$ 767 por acción.

 



Lee también: