Supermiércoles: proyecto, BP21 y reunión con FMI

Martín Guzmán, Kristalina Georgieva, José Mayans y Axel Kicillof


El mes que acaba de arrancar augura ser tan intenso como enero y el miércoles 5 promete ser una Día-D para el gran objetivo que tiene el Gobierno en mente: renegociar la deuda pública y colocarla, como repite Martín Guzmán cada vez que puede, en un sendero sustentable. Las acciones transcurrirán en el Congreso, La Plata y Roma.

 

El capítulo legislativo aparece como el eslabón más fácil del supermiércoles. Tras la aprobación cómoda en la Cámara Baja, se espera un trámite sencillo en la Cámara Alta para el proyecto intitulado como “Restauración de la Sostenibilidad de la Deuda Pública Emitida bajo Ley Extranjera”. La oposición de Juntos por el Cambio también aportará votos para alcanzar los dos tercios requeridos para el tratamiento de la ley sobre tablas dado que no pasaron siete días desde su aprobación en la Cámara de Diputados. Con el apoyo del poderoso bloque del Frente de Todos (41 escaños) que capitanea José Mayans, y también de los opositores cambiemitas (26 bancas), se descarta un respaldo contundente. Es que también se sumarían los senadores que conservan sus monobloques por fuera de las estructuras mayoritarias: Lucila Crexell (Movimiento Neuquino), Carlos Reutemann (Santa Fe Federal), Clara Vega (Mediar Argentina) y Alberto Weretilneck (Juntos Somos Río Negro). En suma, el respaldo será abrumador.

Te puede interesar:  Según Ferreres, la actividad económica cayó 2,9% interanual en enero

 

A más de 11.000 kilómetros de distancia, se estará escribiendo otro capítulo del supermiércoles: la primera reunión entre Guzmán y la N°1 del FMI, la búlgara Kristalina Georgieva. El marco será un seminario que realizará la Pontificia Academia de las Ciencias Sociales (PACS) sobre «Nuevas Formas de Fraternidad Solidaria de Inclusión, Integración e Innovación», y que congregará a economistas de todo el mundo en la Santa Sede. La semana pasada, en Nueva York, ya se había reunido con el jefe de la misión de Argentina, Luis Cubeddu y Julie Kozack. Mientras tanto, el Gobierno hace otros “deberes” dado que la venia de Georgieva es importante pero, en definitiva, el apoyo es de los países miembros del FMI. Con ese prisma deben entenderse las diversas reuniones que mantuvo el propio Alberto Fernández, que ayer recaló en Alemania para reunirse con la poderosa canciller teutona Angela Merkel, con otros líderes globales.

 

La idea que planteará Guzmán es la misma que con los acreedores privados: estirar el cronograma de pagos. Argentina adeuda US$ 44.000 millones y los pagos están concentrados en 2022 y 2023. El FMI quiere cobrar, desde ya, e incluso es probable que exija más dureza con la oferta financiera para los privados para asegurarse el cobro de esos US$ 44.000 millones.

Te puede interesar:  Derechos de Exportación: poca recaudación para un nuevo frente de conflicto

 

Además, Guzmán planteará que no haya condicionalidades, es decir, que el FMI pida poco o nada a cambio. Parece mucho, pero…

 

El capítulo más difícil del supermiércoles será el del BP21, el bono más famoso del verano. El bono de la provincia de Buenos Aires debía pagarse el 26 de enero y el miércoles 5 vence el período de gracia de diez días para el pago del capital. Si el 75% de los acreedores de la provincia no aceptan diferir el cobro hasta el 1° de mayo (no hay “bailout” del Gobierno y/o La Plata no pone los dólares sobre la mesa), Buenos Aires entrará en default. Si bien el ultimátum a los acreedores vence hoy a las 17, hay tiempo hasta el miércoles para evitar el desenlace que, dicen cerca de Axel Kicillof, quieren evitar a toda costa. Habrá que ver qué pasa y cómo lo digiere el mercado.

 



Lee también: