Sin sobresaltos, Guzmán dio anticipos de las negociaciones

Buenos Aires: La sesión especial en la que el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, brindará su informe sobre la renegociación de la deuda pública externa ante el pleno de la Cámara de Diputados de la Nación comenzó esta tarde poco después de las 17.30.Foto: María Candelaria Lagos/Télam/amb 12022020


Todos los ojos de la política estuvieron centrados ayer en la sesión informativa que se llevó a cabo en la Cámara de Diputados, en la que el ministro de Economía, Martín Guzmán, expuso su diagnóstico sobre la situación de la deuda externa, y brindó los grandes trazos de su plan de renegociación.

 

El ministro que lleva sobre sus hombros la responsabilidad de renegociar los pasivos externos, (objetivo en el que en este momento insume la mayor cantidad de energía del Gobierno), brindó una serie de definiciones ante los legisladores y parte de la dirigencia empresarial y sindical del país que colmaron los palcos. También se vio a varios funcionarios y dirigentes del oficialismo transitando los pasillos de la Cámara.

 

El Frente de Todos ganó la pulseada respecto del formato de la presentación, algo que provocó la queja del interbloque de Juntos por el Cambio, y Guzmán, tuvo su ponencia sin sobresaltos, más allá de algunas críticas. El otrora interbloque oficialista, prefirió no hacer uso de la palabra durante la sesión y luego realizar una conferencia de prensa.

 

Ayer el ministro Guzmán arrancó su ponencia ratificando que el Gobierno tiene la “firme voluntad de pagar la deuda pero no hay capacidad de hacerlo”.

 

“Para poder pagar, Argentina tiene que crecer y para poder crecer se tiene que quitar de encima el peso de la deuda que asfixia.

Te puede interesar:  Sector inmobiliario, en rojo: escrituras comenzaron el 2020 con una caída de 31,4% interanual

 

Nuestra preferencia es hacerlo de forma ordenada, pero la prioridad es alcanzar una solución sostenible”, dijo Guzmán.

 

En el día en que la misión del Fondo Monetario llegó al país, el ministro sostuvo que “el FMI es responsable por la crisis de deuda y económica que la Argentina vive hoy”, y agregó que “es importante entender que el Fondo es responsable. Es importante no olvidarnos de nada porque es importante tener memoria hacia el futuro”. “Nunca más a los ciclos de sobre endeudamiento”, lanzó el Ministro.

 

“Para poder pagar, Argentina tiene que crecer y para crecer se tiene que quitar de encima el peso de la deuda”, dijo Guzmán.

 

Los dichos de Guzmán fueron en sintonía con los conceptos vertidos por la expresidenta Cristina Kirchner desde Cuba, cuando pidió un “Nunca Más” de la deuda externa.

 

El Ministro que durante esta semana trabajará con la misión del Fondo, que “no es sostenible que haya reducción del déficit fiscal en 2020”, y añadió que “Un escenario alcanzable implica alcanzar el equilibrio fiscal en el año 2023. Y converger unos años después a un superávit fiscal primario entre 0,6 y 0,8% del Producto (PIB)”.

Te puede interesar:  Basterra negociará con el campo y se desinfla la tensión (por ahora)

 

Guzmán dijo a su vez que la renegociación de la deuda “es un proceso en el que hay que definir de qué lado estamos” y agregó que “nosotros lo tenemos definido: estamos del lado de la gente”. “Hay tenedores de deuda locales que están jugando de forma cooperativa. Pero hay gente que está jugando a otro juego”, destacó el funcionario.

 

Si bien Guzmán evitó dar definiciones precisas sobre el estado de las negociaciones, sostuvo que el Gobierno no va a “permitir que fondos de inversión extranjeros marquen la pauta de la política macroeconómica”, lo que valió el aplauso cerrado de la bancada del oficialismo. “Nosotros decidimos el sendero fiscal y financiero del país”, sostuvo Guzmán ratificando la vocación del Gobierno mantener márgenes de autonomía a la hora de delinear la política económica.

 

En tanto los bloques de la oposición que sí hablaron, volvieron a machacar sobre la necesidad de tener un plan económico y una hoja de ruta determinada, que dé certidumbre respecto del escenario en cierne.

 

También hubo un reclamo en diversos interbloques para que se ponga nuevamente en funcionamiento la Comisión Bicameral de seguimiento de la Deuda externa, que posibilitaría al Congreso un mejor monitoreo.

 



Lee también: