Provincias preocupadas por los números fiscales



“Entre Ríos está en una situación complicada, porque si los ingresos siguen cayendo habrá problemas, al igual que en todas las provincias”, expresó el gobernador de la provincia, Gustavo Bordet. Caída de la recaudación por la crisis y compromisos financieros acotan margen a la gestión del gobernador, que no es el primer mandatario provincial que muestra dificultades para cerrar sus cuentas.

 

“Hasta julio inclusive teníamos un doble superávit en la provincia, tanto primario como financiero, pero a partir de entonces venimos perdiendo sostenidamente recursos”, detalló. “Garantizamos cumplir con las obras; no hemos parado ninguna y las seguimos con financiamiento propio”, destacó Bordet luego de una reunión con sus ministros y los intendentes peronistas del distrito.

 

Otro gobernador en problemas es el chaqueño Jorge Capitanich. Ya pasó “facturas” internas a su antecesor, Domingo Peppo. Según sus números, “la deuda pública en 2015, cuando le traspasó el cargo, era equivalente a 19,8% del Presupuesto, mientras que hoy supera el 35%. En tanto, la deuda se duplicó en relación con el producto bruto. La “sostenibilidad” de las deudas provinciales, por cierto, es un tema que preocupa en las distintas casas provinciales y, por supuesto, en la Casa Rosada, atenta a la renegociación en marcha con el Fondo Monetario Internacional y los bonistas privados.

Te puede interesar:  El Gobierno confirmó a dónde irá todo lo recaudado por el impuesto PAÍS

 

El gobernador de Tucumán Juan Manzur se suma al universo de gestiones con complicaciones. El exministro de Salud de Cristina Kirchner es uno de los que más veces pisó Casa Rosada desde que comenzó la gestión de Alberto Fernández. Anteayer se reunió con el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, para planificar la realización de obras en esa provincia y en la región norte del país. Y para solicitar recursos. Tucumán tuvo que apelar al auxilio financiero de la Nación para garantizar el pago de los sueldos de enero a sus empleados públicos. Se trata de un anticipo de coparticipación, según consignó La Gaceta.

Te puede interesar:  La oposición no bajará al recinto y complica al FdT

 

En un informe elaborado por el Instituto para el Estudio sobre la Realidad Argentina y Latinoamericana, tras las subas de impuestos y suspensión de bajas previstas para el año corriente, en el marco de los cambios en el Consenso Fiscal y la Ley Solidaria, las provincias mejorarán sus ingresos en 2020, “muy probablemente por arriba de la inflación del período”. Sin embargo, tendrán también restricciones, vinculadas principalmente con su situación fiscal de partida, y con los servicios de deuda que deban afrontar en este período.

 

Otra restricción importante para las provincias, según el informe, está dada por el pago de los servicios de la deuda que deben afrontar, como porción de sus ingresos corrientes.

 



Lee también: