Preocupante: las reservas caen U$S 10 millones en 2020

pesce


La mentada “acumulación de reservas” que quiere Miguel Angel Pesce, el presidente del BCRA, comenzó el 2020 con el pie equivocado. Las reservas terminaron 2019 en US$ 44.778 millones y, ayer, en US$ 44.768 millones. Cayeron US$ 145 millones en el día y, desde el arranque de 2020, caen US$ 10 millones. Poco, es cierto, pero todo hacía suponer que, por estas semanas, el BCRA debería estar comprando y no vendiendo. ¿Por qué? Primero, porque hay un megacepo, que ya no solo ajusta por cantidad (los famosos US$ 200 mensuales) sino por precio dado que el impuesto PAIS elevó el dólar accesible a los ahorristas a la zona de $82.

Te puede interesar:  Vuelve el FMI: una misión técnica llegará el próximo lunes

 

También, porque es una época del año de alta estacionalidad de oferta de divisas por la liquidación de agrodólares de la potente campaña agrícola que ya se empezó a levantar y porque Argentina está operando con un superávit comercial muy considerable. Sólo en diciembre, hubo un saldo favorable de más de US$ 2.200 millones.

 

¿Empieza a operar la subfacturación de exportaciones y la sobrefacturación de importaciones (como forma de acceder a dólares baratos a $60), clásica de las épocas de cepo y brechas en ascenso?

Te puede interesar:  ¿Qué alcance tendrá el impacto del coronavirus en la economía argentina?

 

El ruido que generó la saga del BP21, el bono más famoso del verano, no ayudó. En rigor, jugó en contra. “Desde que Axel propuso eso el 14 de enero, el BCRA dejó de comprar”, dijo un operador ante El Economista. Según su visión, por ese ruido se perdió más de lo que se pensaba evitar en uso de reservas. Un tiro por la culata con final incierto.

 



Lee también: