La UIA proyecta brotes verdes para el 3° trimestre (si Guzmán arregla deuda)

Acevedo UIA G6


En el primer encuentro del 2020, realizado hoy, la Junta Directiva de la UIA analizó, entre otras cosas, el pulso venidero de la actividad fabril. Según sus números, 2019 cerró con una caía de 6,3%, que continuó en diciembre. En base al Centro de Estudios (CEU) de la UIA, diciembre mostró una baja del 1,4% interanual y de 0,1% con respecto a noviembre. El 2018 también había sido un año de contracción.

 

El “buen” dato es que el ritmo de caída bajó, aunque también ayudó la baja base de comparación. “La caída interanual fue mayor en el primer trimestre del año (-9,6%) por la mejor base de comparación que había dejado el primer trimestre de 2018, antes del primer salto cambiario. Luego la caída se estabilizó en torno al 4-5% entre el segundo y tercer trimestre y finalmente se moderó a 2,7% en el cuarto, ya con una muy baja base de comparación anterior”, señaló la UIA.

Te puede interesar:  Se desplomó la construcción en febrero y disminuyó la actividad industrial

 

Liderados por Miguel Acevedo, los industriales, que se mostraron inicialmente favorables a la presidencia de Alberto Fernández, creen que la salida del bajón productivo (la industria opera a menos de 60% de su capacidad) tardará un tiempo.

 

En el plano laboral, el empleo asalariado privado en la industria acumula una contracción promedio de 5% interanual con datos a noviembre de 2019: 58.700 puestos menos que en 2018. “Cabe destacar que el empleo industrial no crece desde enero del 2016 y se ubica en el menor nivel en más de 10 años”, dijo la UIA.

Según el CEU de la UIA, “el delicado contexto exige trabajar con una agenda propositiva para generar un entorno que permita revertir esta tendencia”. La resolución de la deuda, como para todos los sectores de la economía, será clave. Brasil y la baja del combo tasas e inflación (que fue letal en la era de Cambiemos), también ayudarán.

Te puede interesar:  Números de Adeba: ya prestó más de $10.000 millones a MiPymes

 

“Con una resolución favorable para la negociación de la deuda que se encuentra en curso, las perspectivas para la industria son de cierta estabilización en la producción. Si se mantiene la previsibilidad del mercado cambiario y el sendero de reducción de tasas de interés y la inflación, podría haber una mejora relativa del consumo que, junto con el pronóstico de crecimiento para la industria de Brasil, son factores que podrían frenar la caída de la demanda y mostrar ciertos signos de mejora a partir del tercer trimestre del año”, indicaron los técnicos de la gremial empresaria.

 



Lee también: