¿Efecto Laffer? Pese a la mayor presión impositiva, recaudación cayó 5,8% real en enero



Según informó ayer la Administración Federal de Ingresos Públicos (Afip), en enero la recaudación tributaria alcanzó los $ 527.284,5 millones, lo que representa un aumento nominal de 44,9% respecto al mismo mes del año pasado. En términos reales, teniendo en cuenta la inflación acumulada durante los últimos doce meses, y en base a lo esperado para enero, la recaudación real fue negativa por alrededor de 5,8 puntos porcentuales.

 

“Los ingresos tributarios continúan afectados en forma inercial por el proceso recesivo y el deterioro en los indicadores del mercado de trabajo”, afirmó en su informe el organismo de recaudación, en el que justificó que “los recursos tributarios de enero reflejan el desempeño de la economía al finalizar el año pasado”.

 

“Esto responde a que una porción significativa de los impuestos ingresados en enero corresponden a actividades desarrolladas durante diciembre de 2019”, precisó, y añadió que “en efecto, más de la mitad de los recursos generados en enero por el Impuesto al Valor Agregado (IVA) expresan operaciones realizadas el mes anterior”.

 

De acuerdo con los datos, el IVA impositivo, relacionado con el movimiento interno de la economía, aumentó sólo 35,4% para sumar $ 122.376 millones. La entidad indicó que la recaudación por este tributo “se vio afectada por la reducción de la alícuota para algunos de los alimentos que conforman la canasta básica vigente hasta diciembre de 2019”.

 

En tanto, el IVA aduanero, vinculado a las exportaciones, aumentó 87,1% y las devoluciones crecieron 24,7% para sumar $ 1.883 millones. Los ingresos por Derechos de Exportación fueron de $ 23.979,3 millones, con un aumento de 54% respecto al mismo mes del año pasado. El aumento en el tipo de cambio y los ingresos asociados a los Derechos de Exportación a los Servicios que comenzaron a registrarse en febrero de 2019 permitieron explicar el incremento de la recaudación en enero.

 

En tanto, los ingresos tributarios por Derechos de Importación y la Tasa de Estadística ascendieron a $ 16.415,1 millones, con un incremento interanual de 69,7%. El incremento de la recaudación a un ritmo superior a la variación del tipo de cambio en un escenario de caída en el volumen importado respondió al aumento en la Tasa de Estadística. El impuesto sobre los Créditos y Débitos en cuenta corriente recaudó $35.776,2 millones, que implica 47% más que en enero de 2019.

Te puede interesar:  “La tregua inflacionaria es frágil”, advierte Ecolatina

 

En el caso del Sistema de Seguridad Social, los recursos también reflejaron la caída de la actividad, la pérdida de puestos de trabajo, y los aumentos de salarios por debajo de la inflación. Los ingresos por este concepto aumentaron 38,4% interanual para sumar algo más de $ 151.000 millones.

 

La recaudación tributaria ofreció también los primeros datos para el Impuesto PAIS: el monto ingresado por este concepto ascendió a $ 3.181 millones. El dato contempla las primeras tres semanas de enero, así como las percepciones practicadas entre la entrada en vigencia de la Ley de Recuperación Productiva y Solidaridad Social y la reglamentación del tributo.

 

Hacia adelante

 

Desde la consultora LCG, estiman que la entrada en vigencia de los nuevos impuestos que implementó el Gobierno actual y el aumento de las alícuotas se mejore el desempeño de la recaudación. Asimismo, indicaron que, en un año en el que se proyecta una desaceleración inflacionaria, las variaciones reales también podrían mejorar.

 

“El impuesto PAIS, el aumento de la tasa de Bienes Personales y las nuevas alícuotas fijadas en los Derechos de Exportación representan ingresos extra para la gestión actual. De todas maneras, en la medida que recursos importantes como el IVA y Ganancias sigan mostrando un desempeño muy marginal, seguirá ralentizándose la mejora real de la recaudación”, afirmó la consultora.

 

 

***

Marcó del Pont con pymes

 

La titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Mercedes Marcó del Pont, recibió ayer a representantes de las cámaras empresarias para analizar la puesta en marcha del Plan Moratoria 2020.

Te puede interesar:  Derechos de Exportación: poca recaudación para un nuevo frente de conflicto

 

“La moratoria representa un alivio para la situación de asfixia financiera a la que fueron llevadas pymes”, sostuvo Marcó del Pont y enfatizó que “el Estado asume con los contribuyentes una posición similar a la que le solicita a sus acreedores externos: ofrece tiempo para ordenarse y volver a crecer”.

 

Durante el encuentro Marcó del Pont estuvo acompañada por el secretario de Pequeña y Mediana Empresa y de los Emprendedores, Guillermo Merediz. El funcionario destacó que la moratoria “aportará al desahogo financiero de las pymes, que atraviesan una situación crítica, producto de las políticas del gobierno anterior”.

 

El plan contempla la condonación parcial de intereses y total de multas. Las empresas que ingresen a la moratoria serán beneficiadas por una quita promedio del 42% sobre el total de las deudas con AFIP.

 

Las empresas, entidades sin fines de lucro, monotributistas y autónomos interesados en acceder a este mecanismo de alivio para sus deudas deberán inscribirse a través del sitio web de la AFIP. El aplicativo estará disponible a partir del 17 de febrero. En todos los casos, las personas humanas y jurídicas que decidan acogerse al plan deberán obtener el Certificado Mipyme otorgado por el Ministerio de Desarrollo Productivo.

 

Los interesados tienen hasta el 30 de abril para solicitarlo. En lo que va del año 90.300 Mypimes tramitaron el certificado de manera exitosa.

 

Participaron el vicepresidente de la UIA, Daniel Funes De Rioja; el presidente de la CGERA, Marcelo Fernández; el titular de la CAME, Gerardo Díaz Beltrán; el presidente de la APYME, Eduardo Fernández; la presidenta de la Mesa Nacional de Mujeres Argentinas por las Pymes, Alicia Rodríguez Mallol y Leo Bilanski, presidente de ENAC, entre otros.

 



Lee también: