La licitación para poder pagar el AF20 quedó desierta

guzmán


Por Luis Varela 

 

Con mucho nerviosismo y con decisiones absolutamente congeladas, el mercado financiero argentino operó ayer en lo que puede denominarse una especie de animación suspendida: el volumen diario operado fue el menor de los últimos siete meses, todo a la espera de los resultados de la licitación de bonos para conseguir el dinero con el que se pagará el Bono Dual, AF20, que vence el jueves.

 

Este proceso se inició en la apertura de la semana pasada, momento en el que el ministro de Economía, Martín Guzmán, intentó canjear el AF20, y el resultado obtenido fue muy pobre: este jueves vencían US$ 1.637 millones (pagaderos en pesos), y Guzmán solo consiguió la semana pasada que el 10% de los tenedores aceptara, por lo que achicó el pago en US$ 164 millones, el 90% restante del papel quedó en firme, por lo que quedaron US$ 1.473 millones dólares, unos $ 92.870 millones.

 

Ayer, para evitar que el jueves se liberara semejante cantidad de pesos en el mercado (algo que impactaría sobre la inflación o sobre el precio del dólar) Guzmán ofreció colocar tres bonos, y recaudar los pesos necesarios, para pagar el AF20 y que el mercado quedara neutro.

 

Los tres bonos en cuestión eran un Bonos del Tesoro Nacional en Pesos con Ajuste por CER 1%; un Bonos del Tesoro Nacional en Pesos BADLAR Privada+100 puntos básicos y un Bonos del Tesoro Nacional Vinculados al Dólar Estadounidense 4%, que para los analistas era el único papel que ciertamente generaría interés entre los inversores.

 

Pero no resultó atractivo y la licitación fue declarada desierta por el Ministerio de Economía.

 

Para entender lo importante de esta licitación debe entenderse que el mercado argentino se congeló. La Bolsa de Buenos Aires operó el volumen diario más bajo desde julio del año pasado. Y el panel de bonos también tuvo negocios por montos ciertamente reducidos.

 

Para peor, esta pequeña operación local (de importancia decisiva para el inexistente mercado argentino) se está dando con las graves secuelas que está provocando el coronavirus, que ha causado 908 muertes en China, con efectos secundarios ciertamente importantes.

Te puede interesar:  Agis: “Se dieron avances contundentes”

 

Por ejemplo, hubo impacto en los precios de las materias primas. Se profundizó la baja del petróleo: cedió 1,3% hasta US$ 49,66 por barril, el peor precio en trece meses. Los metales preciosos siguieron firmes: la onza de plata subió 0,8% y el oro mejoró 0,3%. Los metales básicos estuvieron mixtos: el níquel subió 0,7%, el cobre mejoró 0,1% y el aluminio bajó 0,8%. En Chicago hubo una suba del 0,2% para la soja, baja del 0,5% para el maíz y merma del 1,2% para el trigo. En Rosario la soja bajó 0,4%, el maíz cedió 0,7% y el trigo retrocedió 1%. Y el bitcoin subió 0,5%, pero con bajas en el resto de las criptomonedas.

 

A pesar de estas luces amarillas, debido al buen desempeño de la economía de Estados Unidos, las bolsas del mundo están débiles, pero hubo subas del 0,6% al 1,1% para los índices de la Bolsa de Nueva York. Pero las boolsas latinoamericanas estuvieron débiles, con bajas del 1% en la Bolsa de San Pablo y merma del 0,2% en la de México.

 

Pero lo más pobre de todo estuvo en el mercado local. Con apenas $ 251 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires cedió 0,4%, con el 80% de lo operado en acciones transado en doce papeles: Galicia se llevó el 17% de las operaciones, mientras que ByMA e YPF reunieron el 13% cada una.

 

En los extremos hubo subas del 2% al 8,3% para Gas Natural, Garovaglio, Havanna , Esmeralda, Consultatio, ByMA y Ausol. Con bajas del 2% al 3,8% para Clarín, Aluar, Morixe, Costanera, Juramento, Capex, Cablevisión, Patagonia, Mirgor y Carboclor. Al tiempo que los ADR argentinos en Nueva York estuvieron mixtos: con subas del 1% al 1,9% para Globant, IRSA I, Bunge y Cresud; y bajas del 1% al 1,6% para Telecom y Pampa E.

 

Mientras en el exterior se vio una fuerte suba para los bonos de Hong Kong, de Brasil y de Nueva Zelanda, los argentinos tuvieron muy pocos negocios, perdieron más del 1% y fueron a su peor nivel desde que Fernández es presidente. El 80% de lo operado en bonos se transó en siete papeles: AY24 35%, AF20 18%, TO26X 9%, AY24X 8%, TC20 5%, TC20X 4% y PARYX 2%. Y en los extremos, hubo un salto para el bono AO20X y subas del 2% al 6% para los bonos AA37X, CUAP, AF20C, AA25 y AA37. Y caídas del 3% al 5,6% para los bonos TJ20Z, TVPY, PARP, TJ20X, PAA0, TJ20D y TX21.

Te puede interesar:  Los inversores desconcertados a la espera de definiciones

 

Otra fuerte distinción del día también estuvo en los tipos de cambio. En el exterior, el dólar subió 0,3% contra el euro y 0,1% contra el real, no cambió contra el yen, y bajó 0,1% contra la libra, 0,2% contra el chileno y 0,3% contra el mexicano.

 

Y en Argentina el Gobierno está siendo obligado a devaluar los dólares oficiales, para que no queden retrasados respecto de las caídas que están teniendo las monedas regionales. Por eso, el dólar turista saltó ayer 33 centavos hasta $ 82,30. El dólar oficial subió 26 centavos hasta $ 63,3 y el blue bajó 50 centavos hasta $ 77. El dólar mayorista subió 20 centavos hasta $ 60,98, con las reservas del Banco Central subiendo en US$ 8 millones, hasta US$ 44.680 millones. Mientras que el dólar MEP o dólar bolsa cedió 14 centavos hasta $ 82,29. Y el contado con liquidación bajó 59 centavos hasta $ 84,03. Así, hubo una brecha del 21,6% entre el dólar oficial y el blue y una brecha del 37,8% entre el ccl y el mayorista. Por eso, medidos en pesos, la libra subió 27 centavos hasta 78,62, el real cerró sin cambios a 14,08 y el euro bajó 9 centavos hasta 66,45.

 

Con una gran cantidad de líneas de crédito nuevas, intentando que las empresas tomen dinero para reactivarse, los bancos volvieron a bajar las tasas de los plazos fijos: pagaron 33% por plata chica y 35% por plata grande. Pero el tema no es el crédito, sino la confianza. Como la licitación salió mal, las complicaciones pueden llegar a ser importantes.



Lee también: