La encuesta de gastos y la macroeconomía

encuesta como la ENGHo gastos hogares Indec


Por Pablo Mira Docente e investigador de la UBA

 

En economía tenemos teorías para explicar casi todo. Incluso muchas de ellas abordan un mismo fenómeno económico, y no siempre concluyen de la misma manera. Pero esas teorías tienen algo en común, y es que se refieren a los mismos sucesos. Así, si bien los hechos económicos son interpretables, ambas parten de un conocimiento del mismo fenómeno que debe ser compatible, al menos para iniciar la discusión. Esto no significa que los hechos económicos sean completamente objetivos, pero sí que las diferencias en la comprensión de dichos hechos suelen ser mayores que las discrepancias en cuanto al armado estadístico del fenómeno que se pretende estudiar.

 

Esta breve introducción metodológica pretende simplemente dar el lugar que se merece a la elaboración y provisión pública de datos y su rol en la discusión económica. Al respecto, el Indec ha llevado adelante varios proyectos de estadísticas muy relevantes, y querría hacer énfasis en uno de ellos: la Encuesta Nacional de Gastos de los Hogares (ENGHo) 2017-2018. Su objetivo principal es obtener información acerca de los gastos y los ingresos de los hogares, y sus características sociodemográficas. La encuesta permite caracterizar las condiciones de vida de los hogares, fundamentalmente en términos de su acceso a los bienes y servicios, y de algunas características de sus ingresos. Se trata de un operativo gigantesco, pero que tiene una utilidad enorme para elaborar los datos a partir de los cuales se producen la mayor parte de las discusiones en macroeconomía.

Te puede interesar:  La uberización de la política

 

La ENGHo proporciona información para el cálculo de las ponderaciones del índice de precios al consumidor (IPC). Al indicar cuánto consume cada familia de cada bien y servicio, se identifican los pesos de cada rubro. Por ejemplo, se ha observado una fuerte reducción de la proporción gastada en alimentos y bebidas en los últimos 20 años, pasando de 28,8% a 22,6% en la actualidad. Los ajustes tarifarios también tuvieron su impacto, y por lo tanto se observó también un aumento en el peso del gasto en servicios públicos.

 

La estructura de gasto de la encuesta también determina la actualización de las canastas de bienes y servicios que se emplean en la elaboración de las líneas de pobreza e indigencia, otro tema distintivo del debate actual. Además, la ENGHo se utiliza para mejorar las estimaciones de las cuentas nacionales, que permiten estimar el crecimiento de la economía y sus motores. Y por supuesto, sus resultados son elementos fundamentales a considerar en el diseño de las políticas públicas, como por ejemplo cuando se analizan las diferentes fuentes de ingreso de las familias, o el modo en que pagan su consumo (efectivo, tarjeta, pagos electrónicos, etcétera).

Te puede interesar:  La uberización de la política

 

La ENGHo también provee información empírica fundamental para el debate teórico sobre la relación macroeconómica entre consumo e ingreso. En particular, los datos pueden contribuir a identificar en qué medida los cambios en el ingreso propenden a un mayor gasto (la “propensión marginal a consumir”), en función de modificaciones diferentes en fuentes de ingreso. Por ejemplo, podríamos intentar distinguir efectos sobre el consumo de un aumento en el ingreso de corto plazo (transitorio), de aquellos efectos propiciados por cambios en el ingreso de largo plazo (permanente).

 

Al identificar estas relaciones es posible a su vez calcular “elasticidades” relevantes para la macroeconomía, como por ejemplo la reacción de la recaudación o de las importaciones ante un cambio en los ingresos. Estas dos elasticidades, fiscal y externa, son parámetros decisivos a la hora de realizar el análisis de sustentabilidad de la deuda de la economía argentina.

 

Así es como una encuesta como la ENGHo, con una muy baja exposición mediática y un mínimo presupuesto, contribuye decisivamente a la elaboración de estadísticas vitales, a la discusión teórica, y al diseño de políticas públicas en un amplio abanico de cuestiones macroeconómicas.



Lee también: