Fernández: “No es verdad que no tenemos plan, pero contarlo sería mostrar las cartas”

Estudios Políticos de París


El presidente Alberto Fernández afirmó hoy: “No es verdad que no tengamos un plan, no lo contamos porque estamos en plena negociación y contarlo sería mostrar las cartas”. “Estamos jugando al póquer y no con chicos”, agregó sobre el proceso de reestructuración de la deuda.

 

Así se expresó el jefe de Estado durante una conferencia magistral a estudiantes del Sciences Po (Instituto de Estudios Políticos de París), en el marco de su gira por Europa.

 

“La deuda en Argentina es insostenible e imposible de pagar en estos términos y por eso estamos iniciando un proceso de conversación y discusión” con el FMI, expresó el mandatario.

 

En relación a la decisión de la provincia de Buenos Aires de pagar el vencimiento del bono BP21 con fondos propios, Fernández sostuvo: “Con Axel (Kicillof) coincidimos en que pague, lo que no significa que estamos en condiciones de pagar”, y agregó: “Argentina necesita reordenar esa deuda en acuerdo con el FMI y los acreedores”.

Te puede interesar:  El Presidente recibió a un grupo de intendentes de Córdoba

 

Por otra parte, ante las consultas, afirmó que enviará al Congreso “una ley que termine con la penalización del aborto y que permita la atención de cualquier aborto en los centros de salud pública”, lo que resultó sorpresivo tras el reciente encuentro con el Papa Francisco en el Vaticano.

 

 

Te puede interesar:  Cafiero: "El objetivo del Gobierno es la disminución de la inflación y el crecimiento del salario real"

Sobre la región, Fernández opinó que la “desigualdad” es el “principal problema” de América latina y advirtió que no es una cuestión de “ideología”, sino que se trata de un problema “ético” que padecemos como sociedad.

 

“El problema es la desigualdad; la brecha que separa a los ricos de los pobres; la distribución de la pobreza en millones y ahí debemos reparar un puente porque no parece justo vivir en semejante tierra y vivir esa desigualdad”, expresó el Presidente.

 

En ese sentido, señaló que “Chile fue durante décadas el país más desigual de América Latina” y consideró que el “gran desafío” en la región es el de la “igualdad”.

 



Lee también: