Fernández: “El Estado aporta $2.000 millones para aliviar situación de hipotecados UVA”

alberto fernandez


El presidente Alberto Fernández aseguró hoy que el Estado se encuentra aportando $2.000 millones para aliviar la situación de los hipotecados con créditos en Unidad de Valor Adquisitivo (UVA), al tiempo que aclaró que estos préstamos son “un acuerdo entre particulares”.

 

“Los créditos UVA son créditos entre particulares que aceptaron una cláusula. La verdad es que advertí el riesgo que representaban esos créditos, pero finalmente es un acuerdo entre particulares”, enfatizó el mandatario a radio Continental.

 

Responsabilizó a su antecesor, Mauricio Macri, quien “tras la derrota en las elecciones PASO hizo como siempre”, y “en campaña, dijo ‘suspendamos los créditos, que no aumenten más’”. “Pero la deuda existe, el contrato existe y dice que hay que indexarlo. Eso acumuló un rojo de $600 millones que pagó el Estado”, puntualizó el Presidente, quien remarcó que desde el Ejecutivo hicieron “que esa distorsión no sea tan feroz y que de algún modo, dentro de un año, todo se ponga en orden”.

 

Explicó que “mientras tanto, la diferencia entre lo que paga la gente y lo que debería pagar la ponen los bancos”, y puntualizó que “eso les cuesta $1.400 millones, que, sumados a los $600 millones que pagó el Estado, hacen un total de $2.000 millones”.

Te puede interesar:  ¿Qué alcance tendrá el impacto del coronavirus en la economía argentina?

 

“Hay que aclarar que el 70% de los créditos han sido dados por los bancos públicos. Con lo cual, cuando yo escucho quejarse tan agriamente a los que han sacado créditos hipotecarios UVA, que son alrededor de 90.000 personas, no millones, los quiero llamar a la reflexión, porque el Estado está aportando $2.000 millones para aliviar la situación”, remarcó Fernández.

 

Por su parte, los autoconvocados por los créditos hipotecarios UVA cuestionaron esas declaraciones, y remarcaron que “la normativa para instrumentar préstamos indexados fue impulsada por el BCRA”.

 

A través de un comunicado, también consideraron que el Estado nacional no puede desatender su problemática: “A lo largo de toda la campaña electoral, el por entonces candidato no se refería a estos créditos como una mera cuestión entre privados. Muy por el contrario, aludía a los mismos como una pesada carga para los deudores y señalaba que todo el costo de la devaluación recaía sobre los deudores y que los bancos eran los grandes beneficiarios de esta relación contractual”, indicaron los autoconvocados.

Te puede interesar:  Sector inmobiliario, en rojo: escrituras comenzaron el 2020 con una caída de 31,4% interanual

 

Además subrayaron que “en 2003 y siendo él jefe de Gabinete, junto con el presidente Néstor Kirchner, habían tenido que enfrentar una situación similar con los créditos hipotecarios dolarizados de la época de la convertibilidad”.

 

Remarcaron que “en ese momento, el Estado se hizo presente y asumió su responsabilidad”, y señalaron que “han pasado solamente 60 días desde la asunción presidencial y su discurso en la materia, cambió radicalmente”. “Se devaluó su palabra. Ahora la cuestión quedaría reducida a sólo 90.000 créditos, los cuales, en palabras del Presidente, ya han recibido asistencia con el congelamiento de sus cuotas durante cinco meses”, cuestionaron los autoconvocados.

 

Sostuvieron que “toda la asistencia e involucramiento del Estado se redujo a eso”, y consideraron que “suena a poco, más bien a nada”.

 

“Señor Presidente, hemos reflexionado y estamos convencidos que estos créditos indexados, son una estafa. De usted depende tomar una decisión y terminar con esta usura, llevando a la práctica una de sus frases de campaña: ‘Entre los bancos y la gente, me quedo con la gente'”, concluyeron.

 



Lee también: