Fernández busca un gesto de apoyo de Merkel ante los acreedores

Alberto Fernández - Alemania


Será la cita clave. La que mayor aporte puede hacer respecto del objetivo número uno de la gira: lograr los apoyos necesarios para renegociar en buenos términos la deuda externa del país. Por el peso que tiene Alemania, como motor económico de Europa (y, por consiguiente, de la Unión Europea) y por la influencia política de su principal autoridad, Angela Merkel, voz clave más allá de los límites, incluso, del bloque regional. Los encuentros posteriores del presidente Alberto Fernández con su par español Pedro Sánchez y con el francés Emmanuel Macron buscarán consolidar esa apuesta. Y, luego, de nuevo en El Vaticano, se reunirá con la directora ejecutiva del FMI, Kristalina Georgieva.

 

Que el objetivo principal de la gira es lograr ese gesto lo confirma el llamado del Presidente para que el ministro de Economía, Martín Guzmán, se sume a esta parte del recorrido. El Gobierno le propondrá al FMI reprogramar los vencimientos de deuda del período 2021-2023, con el fin de permitir la recuperación de la economía, que afronta una prolongada recesión, con suba de la pobreza y el desempleo. Argentina adeuda poco más de US$ 44.000 millones al FMI, que fueron los desembolsos del programa financiero acordado por el entonces Mauricio Macri cuando se cerró el grifo del financiamiento internacional.

Te puede interesar:  El Presidente, en Rosario, encabezó la conmemoración del primer izamiento de la bandera

 

Merkel ha sido una de las principales impulsoras del acuerdo de librecomercio entre el Mercosur y la Unión Europea.

 

El otro tema que estará sobre la mesa en el encuentro clave con Merkel será la discusión sobre el futuro del actual acuerdo de librecomercio entre la Unión Europea (UE) y el Mercosur, cuya implementación Argentina cuestiona por el eventual efecto negativo para la industria local y las dudas sobre sus beneficios en términos de creación de empleo. El canciller Felipe Solá será el encargado de explicar los motivos del rechazo argentino al ministro de Economía y Energía de Alemania, Peter Altmaier. “No se trata de renegociar, porque no se puede. Pero tenemos informes públicos y privados que nos dicen que el acuerdo de librecomercio no servirá para crear empleo o reducir la pobreza”, señalaron cerca de Solá, según informó la agenda oficial Télam.

 

Merkel ha sido una de las principales impulsoras, junto con España, del acuerdo de librecomercio, que prevé la eliminación gradual o total (según el sector) de los aranceles entre los dos bloques regionales, ya que su potente industria exportadora se vería beneficiada. Por el contrario, el acuerdo encontró más resistencia en países como Francia, cuyo sector agrícola podría verse desestabilizado por las medidas liberalizadoras, en beneficio de un impulso de las exportaciones sudamericanas. El gobierno de Macri, en su momento, había impulsado su firma, pero Fernández manifestó desde un principio sus dudas debido al efecto perjudicial que puede llegar a tener sobre la industria argentina. Insiste en que no se opone a una mayor integración con la UE, pero que cualquier acuerdo debe ser “equilibrado”.

Te puede interesar:  Licitación floja: Economía colocó $9.222 millones ayer y las nuevas miradas apuntan al Bogato

 

En el encuentro del miércoles, con Georgieva en el Vaticano, también participará el ministro Guzmán. El objetivo de renegociar las amortizaciones de capital requerirá negociar los términos del acuerdo. En tanto, la oferta de reestructuración a bonistas privados llegará en la segunda semana de marzo y tendrán cerca de 15 días para responder.

 

Fernández fue recibido en Berlín por el embajador argentino en Alemania, Villagra Delgado, en tanto que también se sumó a la comisión el secretario general de Presidencia, Julio Vitobello. A su reunión bilateral con Merkel un encuentro con empresarios de Siemens, Bayer y el Grupo Volkswagen, a los que explicará sus iniciativas para reactivar la economía.

 



Lee también: