En 2019, la pobreza multidimensional afectó al 37,5% de la población

El dato pobreza de distribución del ingreso pobreza uca


El Observatorio de la Deuda Social Argentina (ODSA) de la Universidad Católica Argentina (UCA) difundió el informe sobre pobreza multidimensional. Tal como había anticipado El Economista, alcanzó al 37,5% de la población en 2019, lo que implica un crecimiento de 6,1 puntos contra el 2018 (cuando llegaba al 31,4%).

 

Según el cuestionado OSDA, el 65% de los hogares presentó durante el año pasado al menos una carencia de derechos básicos como alimentación, salud, educación, empleo o vivienda.

 

El análisis de la evolución de los distintos derechos reveló una tendencia dispar. Por una parte se observaron mejoras de los aspectos más asociados a la inversión y distintas instancias de la acción pública: entre 2010 y 2019 hubo una mejora sustancial en el acceso a servicios básicos de la vivienda y una evolución favorable en relación con el acceso a una vivienda digna y un medio ambiente saludable.

 

Sin embargo, por otra parte, se manifestó un deterioro, claramente marcado a partir de 2016, en las dimensiones de alimentación y salud y en el acceso al empleo y la seguridad social, aspectos ligados de manera más directa a los ciclos económicos.

 

De ese modo, “durante el 2019 el 65% de los hogares presentaban carencia en al menos una dimensión (3 puntos porcentuales menos que en 2010), el 44% experimentaba privación en dos o más de los aspectos considerados (2,5 puntos menos que en 2010), mientras que el 27,6% se veía afectado en 3 o más de las dimensiones de derechos consideradas (3,2 puntos menos que en 2019)”, describieron.

Te puede interesar:  Los bancos de ABA desplegarán $40.600 millones para MiPymes

 

“El estudio no reemplaza el informe de diciembre”, dicen desde la UCA, que calculan la pobreza monetaria en 40,8%. Ese informe generó polémica porque se difundió el día en que Macri hizo un balance de su gestión.

 

Según la UCA, “los hogares bajo condición de pobreza por ingresos y carencias no monetarias experimentaron un importante descenso en el inicio de la serie en 2010, para seguir una tendencia levemente ascendente hacia 2015”. Por el contrario, a partir del 2016 la pobreza multidimensional comenzó un proceso de fuerte incremento (exceptuando el 2017) hasta alcanzar al 37,5% de la población en 2019, 8 puntos más que en 2010.

 

“Esta evolución se explica en gran medida por el deterioro que experimentaron en esta última etapa los ingresos reales de los hogares, como así también el impacto que tuvo en dimensiones clave, como el acceso a la alimentación y a la salud, y el acceso al empleo y la seguridad social”, precisó el estudio.

 

 

Por otra parte, el documento afirmó que las brechas de desigualdad según estrato ocupacional mostraron que las personas en hogares cuyo principal aportante de ingresos se encontraba en los estratos ocupacionales más vulnerables presentaron cinco veces más posibilidades de encontrarse en situación de pobreza multidimensional que las que forman parte de hogares de estrato medio.

Te puede interesar:  En plena pandemia, Palazzo pide bono extra, licencias y "condiciones" para reapertura de bancos

 

El informe reveló que la pobreza multidimensional afectó “de manera central a las personas de estrato ocupacional menos integrado, desde 2015, para los trabajadores marginales, y desde 2016, para estratos bajos, pero con mayores niveles de integración (empleos registrados, semicalificados)”.

 

En el segmento de 0 hasta 17 años, la pobreza multidimensional afecta a 54,8% de la población mientras que esa variable baja a 38,5% entre los de 18 y 29 años, a 33,3% entre 30 y 59 años y a 12,1% entre los de 60 años o más.

 

Siguiendo la tendencia, la pobreza estructural (hogares y personas que registran al menos tres o más carencias sociales y cuyos ingresos se encuentran bajo la línea de pobreza) mostró bajó luego del 2010, permaneciendo en niveles cercanos al 16% hasta 2015. A partir de 2016 comenzó una etapa en la que experimentó un incremento sostenido (con la excepción del 2017) llegando al nivel más alto de la serie en 2019, alcanzando al 21% de la población.

 

l nuevo informe fue realizado sobre un dominio de aglomerados urbanos con 80.000 habitantes o más, de un universo de hogares particulares y población que residen habitualmente en los mismos. El tamaño de la muestra puntual de hogares alcanza aproximadamente 5.800 casos por año, y el tipo de encuesta es multipropósito longitudinal.

 



Lee también: