Deuda: tras el fracaso, una nueva estrategia de Economía

Wall street bolsa mercados EEUU PIB trump


Por Luis Varela 

 

Después del mal momento vivido el martes, tanto con el intento de postergación del pago del bono bonaerense BP21 como con el canje del bono nacional AF20, el mercado argentino tuvo ayer un día de alivio, un poco ligado a las actuaciones locales y otro poco impulsado por lo que está ocurriendo a nivel global.

 

Ayer, por un lado, no hubo malas noticias con el virus chino y, por otra parte, el presidente Donald Trump logró eludir la trampa del impeachment, se conocieron datos de empleo espectaculares, y la Bolsa de Nueva York volvió a brillar, generando una corriente mundial de tranquilidad, que le devolvió precio a las materias primas y éstas, a su vez, lograron fortalecer las monedas latinoamericanas, que venían muy golpeadas.

 

Y, a nivel estrictamente local, además de los avales políticos que está logrando el presidente Fernández en países como Alemania y Francia, se celebró una reunión en el Vaticano, con la titular del FMI y el ministro Martín Guzmán, y allí también surgieron caras de tranquilidad, lo cual parece ir anunciando una pequeña esperanza al final de todo el problema de la deuda.

 

El especialista Daniel Marx criticó duramente al equipo económico por desarrollar estrategias a los apurones y poco profesionales con el intento de postergación del BP21 y el intento de adhesión al canje del AF20, y detrás de estas palabras de un gran conocedor del tema se supo que el equipo de Guzmán está trabajando aceleradamente para dar novedades en los próximos días.

 

De hecho, se supo que el ministro de Economía se presentará en el Congreso el miércoles 12, un día antes del vencimiento final del bono Dual, por lo que muchos tenedores de ese título comenzaron a temer que, por haber tenido muy poca adhesión al canje (apenas 10%) puede llegar a aparecer la sorpresa del reperfilamiento compulsivo, tal como hizo el gobierno de Macri en su última parte, para no liberar pesos, y que esos pesos no terminaran haciendo explotar el tipo de cambio.

 

Y otro de los rumores que corrieron ayer por la city tiene que ver con un giro total en cuanto a la propuesta de canje de la deuda. La gente de Economía se habría reunido con los nueve fondos que más deuda argentina tienen (BlackRock, BNY Mellon, Capital Group, Fidelity, J.P. Morgan, Pimco, Prudential, State Street Global y Vanguard) para que planteen que tipo de canje aceptarían, para postergar los mega vencimientos que hay en abril y mayo, todos con bonos bajo legislación de Nueva York.

 

Estas nuevas posiciones hicieron que ayer el dólar libre se tranquilizara y los bonos argentinos ganaron un poco más de precio, pero hubo dos focos que no dieron buena señal: los bancos se vieron obligados a subir la tasa de los plazos fijos, ya que las cancelaciones eran importantes, y la Bolsa de Buenos Aires se seca, no tiene volumen y sus precios se debilitan, sin tocar en absoluto la fiesta sin fin que vive hasta ahora la Bolsa de Nueva York.

Te puede interesar:  Vicentín sumó una propuesta a sus acreedores: pago al contado con quita del 50%

 

El eje del movimiento externo estuvo ligado a un mejor día para las materias primas. Hubo un repunte del 0,6% para el petróleo, hasta US$ 50,90 por barril. Los metales preciosos estuvieron mixtos: el oro subió 0,3%, pero la onza de plata cedió 0,2%. Los metales básicos continuaron recuperando: el níquel subió 2%, con el aluminio y el cobre 1,5% arriba. En Chicago, el trigo subió 0,8%, la soja cerró sin cambios y el maíz bajó 0,4%. En Rosario, hubo una suba del 3,7% para el trigo, alza del 1,4% para el maíz y del 1,3% para la soja. Y tras el susto por el pedido de Joseph Stiglitz de regulación, las criptomonedas bailaron, con un salto del 6,1% para el bitcoin, por lo que se acerca otra vez a los US$ 10.000. Esta mejor posición de las materias primas hizo que las monedas latinoamericanas respiraran. Por eso, en el exterior el dólar subió 0,4% contra el euro, 0,3% contra el yen y 0,2% contra la libra, pero bajó 0,4% en Brasil y México y cedió 0,7% en Chile. Y ese cuadro regional favoreció al mercado cambiario argentino.

 

Después del despegue que tuvieron los tipos de cambio latinoamericanos en las primeras semanas del año, y debido a una inflación que no cede (ayer otra consultora midió 3,1% para enero), el Banco Central empezó a mover los dólares oficiales, pero debido al nuevo cuadro de situación los dólares libres estuvieron apenas para abajo. El dólar turista subió 4 centavos hasta $ 82,03.

 

El dólar oficial subió 3 centavos hasta $ 63,10 y el dólar blue no cambió, siguió a $ 78. Hubo una suba de 1 centavo para el dólar mayorista, hasta 60,59 pesos, con el Banco Central recuperando US$ 11 millones en las reservas por lo que le quedan US$ 44.643 millones.

 

Pero el dólar mep o dólar Bolsa no cambió: cerró a $ 82,85. Y el contado con liquidación bajó 5 centavos hasta $ 84,61. Por lo que la brecha entre el dólar oficial y el blue se mantiene en el 23,6% y la brecha entre el ccl y el mayorista está en el 39,6%. Y, medidos en pesos en Buenos Aires, el real subió 6 centavos hasta 14,28, la libra bajó 20 centavos hasta 78,65 y el euro bajó 26 centavos hasta 78,65.

 

Detrás de eso, está subyacente la presión inflacionaria y genera temor la fuerte suba que está teniendo el trigo en la Bolsa de Rosario: acumula nada menos que un incremento del 16,1% en dólares en lo que va de este año. Con ese marco, los camioneros firmaron una suba salarial adicional del 26,5%, por lo que tienen un aumento anual del 50%. Y, con la suba de precios en la mira, los ahorristas tienen dudas con los plazos fijos, por lo que luego de cinco meses con tasas en baja, los intereses de este tipo de colocación tuvieron ayer una suba mínima: pagaron 34% por plata chica y 36% por plata grande.

Te puede interesar:  Luego de la declaración del FMI, cayeron los bonos y subieron acciones

 

Ayer, sin tanta tensión mundial, la aversión al riesgo cedió y, si bien hubo una fuerte baja para los bonos de Hong Kong y Australia, se vio una mejora para los de Brasil. Y, a pesar del fracaso que hubo el martes con los canjes de los bonos argentinos, ayer hubo una nueva suba, y con buen volumen. El 80% de lo operado en bonos se transó en ocho títulos: AY24 26%, AA22X 15%, AF20 13%, TC20 8%, AF20X 6%, TO26X 5%, TC20X 3% y DICA 3%. Y en los extremos se registraron saltos para los bonos TC21Y y AE48 y subas del 3% al 7,6% para los CUAP, TC25P, TVPY, AA25D, AA25, AC17C, AY24Z, BDC24, DIY0 y PARAD. Con bajas del 2% al 4% para los bonos TC20D, A2M2X, BPLDD, AA22X, AA22Z, TC23, TO26X, TO23, TC21D y BDC28. Por lo que el riesgo país subió 3 unidades, hasta 1.894 puntos básicos.

 

En los negocios bursátiles, el foco estuvo en la posibilidad abierta de que Trump pueda obtener su reelección y por nuevos aumentos en Wall Street. Los índices de la Bolsa de Nueva York subieron entre 0,4% y 1,7%. Y lejos de esta euforia, la Bolsa de San Pablo subió 0,4% y la de México bajó 0,5%.

 

En el mercado bursátil local, las empresas siguen presionadas por impuestos impagables y por un control estatal y cambiario asfixiante, que frena artificialmente los precios, y que termina por apagar por completo el nivel de actividad. Por eso, con poca plata operada (apenas $ 364 millones), la Bolsa de Buenos Aires bajó otro 0,65%, y se convierte en una de las que más retrocedió este año en el mundo.

 

El 80% de lo operado en acciones se transo en cinco papeles: G.F. Galicia 51%, ByMA 11%, Cresud 10%, Grupo Valores 5% y TGS 5%. Y en los extremos hubo alzas del 2% al 6,7% para Longvie, Garovaglio, Santander Río, Richmond e Irsa. Y caídas del 2% al 6% para Rosenbusch, Gas Natural, Havanna, Cresud, Costanera, Patagonia, Edenor, TGN, Transener y Camuzzi.



Lee también: