Contrarreloj, Kicillof busca evitar el default



El gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, extendió el viernes de la semana pasada el vencimiento para los bonistas del BP2021, para que acepten la propuesta de prórroga del pago de U$S 250 millones, hasta hoy a las 13hs. aunque el vencimiento efectivo del pago será el próximo miércoles.

 

“Estamos concentrados en dialogar todo lo que sea necesario para que acepten la postergación”, lanzó una voz cercana al gobernador ante El Economista. En el entorno de Kicillof mantienen un estricto silencio respecto de la evolución del estado de las negociaciones. “Los abogados pidieron extrema prudencia”, explican. La provincia debe lograr que el 75% de los acreedores acepten la propuesta para no caer en default o bien hacer efectiva la cancelación.

 

Las negociaciones que llevan adelante desde la cartera bonaerense de Hacienda, conducida por Pablo López, son monitoreadas desde la Nación, sobre todo teniendo en cuenta el escenario en donde Alberto Fernández recorre Europa, manteniendo reuniones con líderes europeos en busca de apoyo a la hora de renegociación de pasivos con el FMI.

Te puede interesar:  La oposición no bajará al recinto y complica al FdT

 

En la Casa Rosada miran de reojo las acciones llevadas adelante por la provincia y es por eso que Martín Guzmán se reunió el viernes de la semana pasada, con Kicillof, para analizar el estado de la negociación antes de que el ministro de Economía viajase para sumarse al Presidente en Europa. Hoy mantendrán reuniones con autoridades de Alemania.

 

Por ahora, en La Plata se ocupan de las negociaciones y evitan dar definiciones sobre eventuales futuros escenarios.

 

En concreto, la propuesta realizada por la gestión de Kicillof es la de prorratear el pago, cuyo vencimiento original era el pasado 22 de enero hasta el 1º de mayo.

 

Ayer, el gobernador sostuvo que “la provincia tiene voluntad de pago, pero no puede hacerlo”, al mismo tiempo que afirmó el resultado de las negociaciones, “se conocerá el último día”, es decir, el miércoles.

 

Kicillof reiteró que el perfil de la deuda “es insostenible” y remarcó que en los próximos cuatro años hay vencimientos de US$ 9.000 millones, “imposibles de pagarlos”, por lo que estimó que “lo mejor es empezar a buscar una solución cuanto antes”.

Te puede interesar:  Fernández: "Es tiempo de construir una Argentina integrada al mundo"

 

En ese marco el gobernador no dejó de criticar la gestión de María Eugenia Vidal, al señalar que “deberían haber pensado un poco más antes de sobreendeudar a la provincia”.

 

Kicillof a su vez sostuvo que “lo que quiero dejar en claro es que lo que estamos haciendo es no comprometer los recursos de Provincia para atender las necesidades en salud o educación, por ejemplo”.

 

El Presidente aclaró que la Nación no saldrá al rescate de la provincia, si bien el posible default, podría impactar en las negociaciones que lleve adelante el ministro Guzmán.

 

Además de lo que pueda suceder con los acreedores del Estado Nacional, en la gobernación no deja de preocupar el impacto que las negociaciones podrían tener en la futura ley de endeudamiento que tenían prevista tratar junto al Presupuesto 2020 y que debería servir a las arcas provinciales para financiar el plan de obras que se discute siempre junto a la ley de leyes.

 



Lee también: