BP21: la nueva oferta es positiva, aunque advierten que llega tarde

Axel Kicillof


Por Enrique Pizarro

 

Hoy podría verse el final de la trama “BP21”. Ayer, el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se vio nuevamente forzado a emitir otra oferta a los tenedores del bono provincial 2021 (BP21) para convencerlos de postergar para el 1 de mayo el pago de un vencimiento de capital, que implica US$ 250 millones y que en principio estaba previsto para el pasado 26 de enero.

 

Tras la postura inicial de Kicillof, que era la de esperar a que los acreedores acepten sin ninguna oferta, la semana pasada emitió una primera propuesta a los bonistas (ofreció anticipar el pago de intereses) tras constatar que estaba muy lejos de lograr la adhesión del 75% necesaria para posponer el pago y no caer en default: según el ministro de Economía, Martín Guzmán, Kicillof contaba con apenas el 26% de aceptación, a pesar de que desde la cartera económica bonaerense aseguraban que venían recibiendo “el apoyo de un importante número de bonistas que reconocieron la razonabilidad de la propuesta realizada”.

 

Tal como lo había anticipado este diario, la propuesta de Kicillof fue insuficiente para convencer a los acreedores, por lo que el viernes pasado decidió volver a extender el plazo para ayer a las cinco de la tarde. En la mañana de ayer, muy temprano, el mandatario bonaerense volvió a extender el plazo para hoy y el anuncio estuvo acompañado con una nueva y mejor propuesta: ofrece pagar el 30% del capital vencido.

 

De esta manera, ayer logró la aceptación de uno de los grupos más grande de acreedores y así sumó el 50% de adhesión. Sin embargo, otro de los grupos, el fondo de inversión estadounidense Fidelity, no aceptó y pidió que el pago del capital sea de al menos 50%. En tanto, los analistas consideran que la nueva oferta de la provincia de Buenos Aires es positiva, aunque señalan que debió haberse formulado desde el principio y no a contrarreloj.

Te puede interesar:  Basterra negociará con el campo y se desinfla la tensión (por ahora)

 

“Esta nueva oferta representa un cambio importante. Esta vez sí invita a los tenedores del bono, sobre todo a los institucionales, que son los que más pesos generan en la tenencia, a que acepten posponer el pago. El incentivo es significativo. Nada que ver con lo que se había presentado anteriormente: era imposible aceptar la primera oferta. No había ni por dónde empezar a analizarla; era rechazada de plano”, afirmó ante El Economista el analista financiero Christian Buteler.

 

A pesar de esto, según Buteler, no está claro que Kicillof logre la cuota necesaria para acordar. “Creo que será muy difícil por la forma en que lo planteó. Estamos con los límites de tiempo muy justos. Posiblemente esto debió haber sido ofertado desde el principio y haberlo explicado bien, de una forma mucho más amigable que cuando se dijo ‘no podemos pagar y punto’. Posiblemente, estarían ahora con muchas más posibilidades de éxito que en la actualidad”, estimó el especialista.

 

“Más allá de que ahora suba la oferta al 50% que le pide Fidelity, no sé si aún así después del manoseo que hubo logre sumar el 75% de adhesión”, sostuvo Buteler, y añadió que la forma en que Kicillof manejó la negociación es poco seria y que eso se verá reflejado en el resultado. “Los bonos cortaron su rebote precisamente cuando salió este tema. No se negocia un vencimiento a la vez”, aseveró.

 

Por su parte, el economista jefe del Grupo SBS, Adrián Yarde Buller, en diálogo con este medio coincidió al señalar que a pesar de la mejora de la oferta, aún no está claro que la provincia de Buenos AIres logre conseguir a tiempo el apoyo necesario para evitar el default, que tendría lugar mañana en caso de que no haya un acuerdo entre las partes.

Te puede interesar:  Más cerca del acuerdo en PBA, dudas en Santa Fe

 

“Los acontecimientos de ayer dejaron un par de señales positivas. Por un lado, la nueva oferta es bastante mejor que la propuesta anterior, mostrando que el gobierno de Kicillof está dispuesto a ceder algo más de terreno para llegar a una solución constructiva. Por otra parte, el mayor grupo de acreedores de la provincia de Buenos Aires aceptó rápidamente y esto sugiere que la oferta surgió de una posición consensuada entre las partes”, explicó Yarde Buller.

 

“Es muy difícil predecir cómo va a terminar esto, pero reitero lo que planteé cuando empezó todo: si bien durante la negociación había que eliminar el riesgo moral, dado que estamos hablando de una cifra de vencimiento manejable, el Gobierno Nacional no debería arriesgar un escenario de default en la provincia de Buenos Aires en un contexto macro muy vulnerable frente a la incertidumbre en torno a la negociación de la deuda soberana, la presión en la brecha cambiaria y los fuertes vencimientos en pesos que tendremos estos meses”, remarcó ante El Economista Federico Furiase, director del Estudio EcoGo.

 

Furiase coincide en que las constantes ofertas de Kicillof y extensiones de la fecha límite generan “ruido” y “pierde credibilidad” en el marco de una negociación, aunque resalta que debería pesar más en términos políticos y económicos el riesgo de ir a un evento de crédito en la provincia de Buenos Aires, lo que aumenta la posibilidad de complicar aún más las cosas a nivel económico.

 



Lee también: