Aval de Trump para renegociar la deuda



“Dígale a Fernández que puede contar con este presidente”. Esto le dijo el presidente de Estados Unidos, Donald Trump al nuevo embajador argentino en ese país, Jorge Argüello, al recibir sus cartas credenciales en la Casa Blanca junto a un grupo de representantes diplomáticos de otros países. La frase, escueta, concisa, concreta, significa el visto bueno esperado por el Gobierno para encarar la renegociación con los acreedores externos por la deuda que el país tiene con ellos. Sobre todo, con el Fondo Monetario Internacional, organismo en el que la potencia del Norte tiene una influencia decisiva. “El Fondo debe ver que el mundo advierte lo que nosotros estamos planteando”, dijo ayer Fernández al respecto.

 

Según pudo reconstruir El Economista, el encuentro no estaba previsto para hoy, pero Argüello pudo activar sus contactos en Washington y sumarse al cónclave. Allí pudo establecer un diálogo de unos pocos minutos, que sirvieron para entusiasmar al Palacio San Martín y a la Casa Rosada, luego del saldo positivo de la gira de Fernández por Europa. Según cuentan cerca del canciller Felipe Solá, Trump mostró interés por Argentina, luego de que Argüello le manifestara que el país necesitaba “de su ayuda”. En el diálogo, Argüello pudo transmitirle las líneas políticas del gobierno del Frente de Todos, que emparentó con su gestión en Estados Unidos: ejes en el crecimiento y el empleo.

Te puede interesar:  Vicentín sumó una propuesta a sus acreedores: pago al contado con quita del 50%

 

Argüello, en su gestión en Washington, hasta aquí había tenido reuniones con funcionarios de la Subsecretaría de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, del Departamento de Comercio, del Tesoro y del FMI. Ahora se suma este breve encuentro, formal y esperado, en el Salón Oval.

 

En la semana, Fernández se trajo respaldos explícitos del papa Francisco, el presidente francés Emmanuel Macron, el primer ministro italiano Giuseppe Conte, el presidente de ese país Sergio Mattarella, el presidente del gobierno español Pedro Sánchez y, sobre todo, la canciller alemana Angela Merkel. Estos apoyos tienen mucha relevancia. Representan votos (e influencia, en el caso especial de Alemania) en el directorio del FMI, y dosis mayores de optimismo, en un escenario que, inicialmente, aparecía como altamente complejo.

Te puede interesar:  Apoyo a Argentina, que no se traduce en aceptación privada

 

El gesto que ayer consiguió Argüello de Trump permitió que el Gobierno una semana óptima en el frente externo. “Salió como queríamos que saliera”, dijo Fernández sobre su gira y el pedido de ayuda a los principales líderes del continente, en una entrevista con la agencia oficial Télam. “El Fondo, que tiene en Kristalina Georgieva a una directora ejecutiva con mucha capacidad de escuchar y de ver, seguramente debe estar viendo lo que está pasando en Europa, y como Europa quiere atender lo que Argentina ofrece como solución”, sostuvo respecto del FMI. Y agregó: “Yo creo que siempre hay una instancia de diálogo y negociación, y me parece que hoy estamos más acompañados que antes. Hace una semana nos sentíamos un poco más solos y ahora nos sentimos muy acompañados por las grandes potencias europeas”.

 



Lee también: