Analytica: “Hay que esperar a 2021 para los brotes verdes”



El modelo econométrico de Analytica (y, por ende, sus proyecciones) se construye en base a los ingresos. Eso marca la pauta del consumo privado, que explica, nada menos, 75% del PIB. “El salario real es el principal motor de una economía sin crédito, sin inversión y con escasas exportaciones en relación al PIB”, explican en la consultora que lideran Ricardo Delgado y Rodrigo Alvarez.

 

Con eso en mente, las primeras paritarias 2020 ofrecen un pantallazo preliminar de qué puede pasar con el motor de la economía. El análisis de Analytica se centra en la paritaria de Camioneros, que cerró la semana pasada con un aumento semestral del 26,5%. “Si a ese acuerdo de Camioneros le descontamos la recomposición por pérdida de poder adquisitivo, vemos que plantea una pauta hacia adelante de 3% mensual por seis meses. Teniendo en cuenta que históricamente el ingreso de camioneros es se mueve 10% por encima del promedio de los haberes de los trabajadores registrados y 16% por arriba del nivel general de salarios (que incluye trabajadores del sector público y no registrados), esto implica en promedio 2,5% mensual o 35% anualizado para el promedio del resto de los sindicatos”, dicen en Analytica.

Te puede interesar:  Según Ferreres, la actividad económica cayó 2,9% interanual en enero

 

Los gremios relacionados con la producción cierran paritarias en el 1°T y los servicios se dividen entre el 1° y el 2°.

 

“Nuestras proyecciones de inflación se ubican en 43% para 2020, por encima del 41,7% promedio del relevamiento de consultoras que realiza el REM. El año se encamina a una nueva pérdida de poder adquisitivo de los trabajadores (del orden del 5%), lo que a su vez implica otro año de caída del consumo y, según nuestro modelo, del PIB. Habrá que esperar hasta 2021 para los ‘brotes verdes’”, y explican que la estabilización inflacionaria, tan mentada por los funcionarios del área económica, depende de un anclaje a través de salarios reales, es decir, que las paritarias se ubiquen nuevamente por debajo de la inflación.

 

“Si bien el año recién comienza, el resultado en términos de actividad económica luce jugado. A un punto de partida bajo por el cierre de 2019 (por lo menos, 1% de arrastre negativo) se suma una nueva caída del salario real. El perfil temporal de los ajustes salariales, sumado a los elevados niveles de inflación y tasas de interés (que impiden importantes descalces de fondos por parte de las firmas), hacen inviable una mejora de los salarios respecto a la inflación en el primer semestre”, agrega Analytica y recomienda no atrasar el tipo de cambio para generar un veranito en el consumo. “No luce un arreglo muy conveniente para un ministro de Economía que aboga por la sostenibilidad macro, la cual depende en última instancia de la holgura en las cuentas externas”, dice el reporte. El BCRA parece haber tomado nota dado que el tipo de cambio oficial empezó a subir (a cuentagotas) en las últimas semanas.

Te puede interesar:  Martínez Burzaco: “Hay riesgo de un nuevo reperfilamiento”

 

Más allá de la mala noticia para los bolsillos, ya harto castigados en 2018 y 2019, el plan oficial es acercar la inflación mensual a la zona de 2,5% en el comienzo de 2021 para, allí sí, darle algo más de aire a los salarios reales y entrar con una economía en “modo electoral” a las legislativas del 2021. Ese es el plan pero, como se ha visto estos días, puede fallar.

 



Lee también: