Un día para el olvido en casi todos los mercados

china Coronavirus:


Por Luis Varela

 

Fueron tan complicados los números que mostraron ayer los mercados de aquí, allá y todas partes que un viejo y sabio inversor remató el día: “fue una de esas clásicas jornadas en las que hay que hacer como el avestruz, meter la cabeza en un agujero, no mirar nada, cerrar los ojos y esperar que pase la tormenta”.

 

La sentencia estuvo ligada a un fuerte desplome en la cotización de todos los activos de riesgo, y entre ellos los valores argentinos, por supuesto, estuvieron entre los más golpeados. Y los motivos de este bajón estuvieron ligados a dos factores: uno externo, el temor al virus chino, y otro interno, el fracaso de Kicillof para conseguir el sí de los tenedores del Bono BP21, que ayer -como se había adelantadono fue pagado.

 

La ola bajista externa tiene que ver con el coronavirus, que al cierre de esta edición contabilizaba 81 muertos y 2.744 contagiados, con ciudades cerradas y en cuarentena, y con doce países registrando ya casos aislados. Es tan grande la preocupación que el brote en China hizo que ayer la Organización Mundial de la Salud elevara a “alta” la amenaza mundial por el coronavirus.

 

Además de lo ciertamente importante, que son las pérdidas de vidas humanas, este factor tiene un alto impacto en el nivel de actividad económica. Por eso ayer los commodities mostraron fuertes caídas en sus cotizaciones, y detrás de eso se vio una ola roja en las bolsas, con pérdida de valor en las monedas de los países más débiles, entre ellos varios de América Latina.

 

Con números ciertamente preocupantes, hubo un desplome del 3,1% para el petróleo, con el barril a US$ 52,50, su menor precio en trece meses. También hubo duros retrocesos en los metales básicos: con merma del 0,9% para el aluminio, baja del 2,1% para el níquel y desplome del 3% para el cobre, que testea su valor piso de dos años y medio. Y también hubo marcada debilidad en los granos, con Chicago mostrando al trigo 0,2% abajo, mientras que la soja perdió 0,5% y el maíz achicó 1,7%. Y en Rosario, el girasol subió 1,2%, pero el maíz bajó 2,8% y el trigo achicó 5%.

 

Detrás de este generalizado bajón en las commodities que responden a niveles de actividad se observó una fuerte suba en los valores refugio. Por ejemplo, la onza de oro ganó otro 0,6%, a un nuevo máximo de siete años. Y se anotó un salto del 6% para el bitcoin, con subas firmes pero menores en el resto de las criptomonedas.

 

Y debe hacerse notar que en medio de esta crisis varios bancos centrales importantes muestran que sus posiciones de reservas tienen mayoría de posiciones en oro, metal amarillo concreto. Sobre el total de reservas, la Reserva Federal de estados Unidos tiene el 76,6% de su tenencia en ese metal, Alemania el 72,8%, Holanda el 68,7%, Italia el 68% y Francia el 62,4%.

Te puede interesar:  El 14 y el 22 de abril: dos fechas importantes para las definiciones externas

 

Es tan grande la preocupación que ayer hubo una baja en manada en las bolsas del mundo, con muchos recintos anotando caídas superiores al 2%. Incluso bajas del 1,5% al 1,9% en los índices de la Bolsa de Nueva York. A su vez, la Bolsa de San Pablo cayó 3,3% y la de México perdió 2,2%.

 

En el caso de la Bolsa de Buenos Aires, la merma de ayer no fue tan grande. Con $ 970 millones operados, bajó 0,8%, con el 80% de lo operado en acciones se transó en cuatro papeles: YPF 47%, Supervielle 22%, Valores 7% y TGN 5%. Y en los extremos se vieron subas del 1% al 5,5% para Aluar, Central Puerto, Ternium y Grimoldi. Con caídas del 4% al 8,8% para Esmeralda, Tglt, Ausol, Juramento, Rigolleau, Mirgor, Molinos, Banco Santander Río, Banco Patagonia, Dycasa y Cablevisión. Pero los ADR argentinos que cotizan en Nueva York mostraron un rojo absoluto, con bajas entre el1% y el 6,5% para Ternium, Tenaris, Bunge, Cresud, YPF, Irsa P, Irsa I, Edenor, Macro, Galicia y Globant.

 

La ola de temores también afectó las monedas. Por eso en el exterior, el dólar saltó 1,4% en Chile, 0,8% en México, 0,6% en Brasil y 0,1% contra el euro y la libra, pero bajó 0,4% contra el yen. Lo cual pone aún más en emergencia la débil posición cambiaria que está mostrando la economía argentina.

 

En nuestro mercado propiamente dicho, mientras en el exterior los inversores salían de acciones y posiciones riesgosas, comprando bonos de todos los colores, en Buenos Aires ocurría todo lo contrario: ahorristas e inversores salieron a vender acciones, bonos y sobre todo abandonaron el peso, recalentando un poco más las posiciones libres del dólar.

 

El foco local del problema tuvo que ver con el bono de la provincia de Buenos Aires, el BP21, que ayer debió pagar US$ 250 millones de capital y US$ 25 millones de intereses. Como no hubo novedades, Kicillof les ofreció a los inversores pagar los intereses corridos hasta mayo. Pero el ministro Martín Guzman, que está en Nueva York, conversando con gente del FMI y con fondos acreedores, precisó que sólo el 26% de los tenedores del bono aceptaron la propuesta de la provincia de Buenos Aires, cuando el sí debió haber sido del 75%.

 

Frente a eso, el mercado local de bonos apuntó decididamente para abajo. El 80% de lo operado en bonos se transó en siete papeles: AY24 38%, TO26X 15%, AY24X 9%, AF20 7%, TJ20X 4%, TJ20 3% y AA22X 3%. Y, con alto volumen, se profundizó la baja de los títulos públicos argentinos. En los extremos hubo alzas del 1% al 5% para los bonos DIY0, TVPY, CO26D, TN20, CO26 y DICAX. Con derrumbes del 5% al 17% para los bonos A2E7C, TJ20Z, AY24C, AY24, AY24D, AY24Z, TVPYX, AY24X, PARA y PR15. Y, con eso, el riesgo país de la Argentina se elevó otras 66 unidades, hasta 2.146 puntos básicos, el nivel récord para la presidencia de Alberto Fernández.

Te puede interesar:  El 14 y el 22 de abril: dos fechas importantes para las definiciones externas

 

La situación del mercado local aumentó la demanda de dólares de parte de ahorristas e inversores, lo cual obligó al Banco Central a realizar la mayor venta diaria de reservas para frenar la suba del billete. Con eso, el dólar turista bajó un centavo hasta 81,86 pesos, el dólar oficial bajó un centavo hasta $ 62,97, el dólar blue bajó 50 centavos hasta $ 78 y el mayorista subió 8 centavos hasta $ 60,17. En definitiva, el BCRA perdió otros US$ 85 millones de las reservas y le quedan US$ 45.156 millones.

 

Mientras que los dólares libres de los grandes jugadores se siguen calentados. El dólar mep o dólar bolsa subió 8 centavos hasta $ 81,84. Y el contado con liquidación subió 25 centavos hasta $ 83,54. Por lo que hay una brecha del 23,9% entre el dólar oficial y el dólar blue, y una distancia del 38,8% entre el ccl y el mayorista. Y, medidos en pesos, la libra subió 4 centavos hasta 78,45, el euro subió 4 centavos hasta 66,21 y el real bajó 7 centavos hasta 14,27.

 

Fue tan grande el cimbronazo, que el Banco Central decidió modificar su política monetaria y frenó la baja de la tasa de los plazos fijos: los bancos pagan 34% por plata chica y 36% por plata grande. Al tiempo que el Ministerio de Economía colocó Lebad por $18.700 millones, tras recibir ofertas por un total en conjunto de $20.298 millones, de los cuales un $10.100 millones corresponden a las Lebad vto. 28 de mayo y $10.198 millones a la Lebad con vto. 28 de agosto. Para las LEBAD vto. 28 de agosto se adjudicó un total de VNO $ 8.714 millones. El margen de corte fue de 200 puntos básicos, lo cual representa una TNA de 37,05% y una Tirea de 39,89%.

 

Se sigue determinando que hay tiempo hasta el 5 de febrero para definir la situación final del BP21. Pero en el mercado empiezan a desconfiar del anuncio realizado por el Premio Nobel Stiglitz, ya que nombrando quita obligada destruyó valor de los tenedores de deuda argentina, y eso generó un menú muy tentador para los fondos buitres, que pueden comprar papeles bien abajo. Y luego, al no ser pagado, alzarse con ganancias extraordinarias en juicios en Estados Unidos.

 



Lee también: