Finalmente, hubo fase uno

acuerdo Estados Unidos, China


Ayer finalmente se firmó la fase uno del acuerdo comercial entre China y Estados Unidos. Así, se llegó a un cese del fuego de una guerra que comenzó hace dos años y en la que hubo algunas treguas pero que no removieron las causas de fondo del conflicto.

 

Todavía queda mucho por negociar y no cabe pensar en una fase dos hasta después de las elecciones presidenciales en Estados Unidos. El grueso del aumento de aranceles fijado por estados Unidos para las importaciones de China seguirá vigente. Cada gobierno destacará las partes del acuerdo que más lo favorecen.

 

En Estados Unidos apuntan a que China se comprometió a comprarle US$ 200.000 millones adicionales en bienes y servicios durante los próximos dos años (US$ 32.000 millones) serán de productos agrícolas.

 

También China asumió compromisos en materia de respecto a la propiedad intelectual y a la apertura del sistema financiero.

 

Otro tema clave es que no habrá intervención en el mercado cambiario y por lo tanto no se producirá una devaluación competitiva del yuan.

 

En los últimos meses la evolución de los mercados financieros estuvo atada a las negociaciones entre Estados Unidos y China. Cuando había avances, las cotizaciones subían y en las épocas más conflictivas o de estancamiento en las conversaciones, los valores se derrumbaban. Ahora cabe esperar, al menos en el corto plazo, un ciclo favorable.

 

Por otra parte, la guerra comercial fue el principal motivo por el que distintos organismos internacionales (FMI, Banco Mundial y Ocde) recortaron sus pronósticos de crecimiento en los últimos tiempos. Los cambios no será inmediatos pero no pueden descartarse correcciones al alza en las proyecciones para el PIB global.

 



Lee también: