El CEO de Google, Sundar Pichai, contra las fuerzas del mercado y a favor de regular la IA cuanto antes



El CEO de Google y Alphabet, Sundar Pichai, pidió nuevas regulaciones en el mundo de la IA, destacando los peligros que plantea la tecnología como el reconocimiento facial y los deepfakes, al tiempo que subraya que cualquier legislación debe equilibrar “daños potenciales, con oportunidades sociales”.

 

“No hay duda que la inteligencia artificial necesita ser regulada. Es muy importante hacerlo cuanto antes”, escribe Pichai en un editorial para The Financial Times. “La única pregunta es cómo abordarlo”.

 

Aunque Pichai dice que se necesita una nueva regulación, aboga por un enfoque cauteloso que podría no tener demasiados controles significativos sobre la IA. Señala que para algunos productos como los autos sin conductor, se deben introducir “nuevas reglas apropiadas”. Pero en otras áreas, como la atención médica, los marcos existentes pueden ampliarse para cubrir productos asistidos por IA.

 

“Las empresas como la nuestra no pueden simplemente construir nuevas tecnologías prometedoras y dejar que las fuerzas del mercado decidan cómo se utilizará”, escribe Pichai. “Es igualmente importante para nosotros asegurarnos de que la tecnología se aproveche para bien y esté disponible para todos”.

 

El CEO de Alphabet, quien encabeza quizás la compañía de IA más prominente del mundo, también enfatiza que “la alineación internacional será crítica para que los estándares globales funcionen”, destacando un área potencial de dificultad para las compañías tecnológicas cuando se trata de la regulación de AI.

 

Actualmente, los planes de EE.UU. y de la UE para la regulación de la IA parecen ser divergentes. Si bien la Casa Blanca aboga por una regulación de impacto ligero que evite el “alcance excesivo” para alentar la innovación, la UE está considerando una intervención más directa, como una prohibición de reconocimiento facial por cinco años.

 

Al igual que con las regulaciones sobre privacidad de datos, cualquier diferencia entre EE.UU. y la UE creará costos adicionales y desafíos técnicos para empresas internacionales como Google.

 

Pero el editorial de Pichai también pone en primer plano preguntas no resueltas en el enfoque de Google para la regulación de la IA. Por ejemplo, el CEO señala que los principios internos de la compañía prohíben ciertos usos de la tecnología, “como apoyar la vigilancia masiva o violar los derechos humanos”. Debido a preocupaciones como esta, Google no vende tecnología de reconocimiento facial.

 

Tarde o temprano, hablar sobre la necesidad de una regulación tendrá que convertirse en acción.

 



Lee también: