BP21: Estiman que el replanteo de Kicillof no será suficiente

kicillof


Por Enrique Pizarro

 

Tras la negativa de la semana pasada por parte de los tenedores del bono provincial 2021 (BP21) y ante las bajas expectativas de un cambio de decisión al respecto, el lunes el gobernador de la provincia de Buenos Aires, Axel Kicillof, se vio forzado a replantear su propuesta (ahora ofrece anticipar el pago de intereses) para convencerlos de que acepten postergar el vencimiento de capital para el 1º de mayo, que en principio estaba previsto para el pasado 26 de enero.

 

Desde el Ministerio de Hacienda y Finanzas de la provincia de Buenos Aires aseguraban que venían recibiendo “el apoyo de un importante número de bonistas que reconocieron la razonabilidad de la propuesta realizada”, lo cual sobre los hechos quedó desmentido: de ser así, Kicillof no estaría formulando una nueva oferta para intentar hacerlos cambiar de postura.

 

De hecho, según indicó el lunes el ministro de Economía de la Nación, Martín Guzmán, en su viaje a Nueva York, el gobernador bonaerense estaba logrando apenas una adhesión del 26% de los tenedores del bono, mientras que necesita la aceptación de más del 75% para posponer el pago y no caer en default. En tanto, hay dudas de que la nueva propuesta de Kicillof logre el efecto esperado sobre los bonistas.

 

“La oferta muestra una postura un poco más constructiva, pero no creo que este cambio de última hora mueva demasiado el amperímetro”, estimó ante El Economista Adrián Yarde Buller, economista jefe del Grupo SBS. “La provincia de Buenos Aires está lejos de alcanzar la adhesión necesaria y los inversores todavía no han visto un plan económico que les permita estimar recuperos para sus bonos”, afirmó.

Te puede interesar:  Los bancos prestaron $148.000 millones desde que arrancó la coronacrisis

 

De acuerdo con el especialista, “las muestras de buena fe siempre ayudan, pero los inversores necesitan algo más concreto a lo que aferrarse para tomar una decisión de este tipo”. A la vez, señaló que, aunque la fecha límite para que los acreedores se pronuncien es el próximo viernes 31 de enero, la oferta se puede extender hasta último momento: si el 5 de febrero aún no hay acuerdo entre las partes y tampoco está el pago correspondiente, entonces la provincia de Buenos Aires cae oficialmente en default.

 

“No creo que con la flexibilización de Kicillof sobre adelantar el pago de los intereses alcance para convencer a los tenedores del BP21, mientras se mantengan las dudas en torno a la negociación de la deuda soberana y en torno al programa fiscal y monetario del Gobierno Nacional”, comentó por su parte Federico Furiase, director del estudio EcoGo, en diálogo con este medio.

 

Según Furiase, dado los fuertes vencimientos de letras y bonos en pesos que habrá con el sector privado en febrero ($ 160.000 millones) y en marzo ($ 270.000 millones), si el Gobierno Nacional no consigue dar rápidamente certidumbre respecto a la negociación de la deuda soberana en dólares y no se contiene el riesgo de default en la provincia de Buenos Aires, la presión en la brecha cambiaria podría potenciarse aún más.

Te puede interesar:  Acindar le ofreció a la UOM un recorte inmediato del 35% en sueldos por impacto de la cuarentena

 

Esto se produciría debido a que al Tesoro le costaría rollear los vencimientos de pesos, complicando la inercia inflacionaria a pesar del congelamiento del dólar oficial y de las tarifas, con una señal negativa para las exportaciones y forzando al Banco Central a esterilizar pesos, lo cual generaría presión en las tasas de interés.

 

“Con paridades de bonos entre 40/50, hay espacio para alcanzar un escenario de ganancia desde ambas partes, donde el Gobierno consiga descomprimir el perfil de vencimiento y a la vez los inversores tengan expectativas de ganancia de capital a partir de un descenso del riesgo país”, señaló Furiase, al tiempo que remarcó la importancia del tiempo para avanzar rápidamente en el proceso de reestructuración de la deuda en dólares.

 

El vencimiento de capital que estaba previsto para el 26 de enero y que el gobernador bonaerense propone postergar para el 1º de mayo, implica la suma de US$ 275 millones. Kicillof asegura que la provincia de Buenos Aires no está en condiciones de pagar. Sin embargo, varios economistas coinciden en desestimarlo: sostienen que se trata de un monto manejable para una provincia de esta magnitud. En tanto, el Gobierno Nacional se mantiene en su posición de no darle un auxilio financiero, aunque estiman que se trata de una estrategia para negociar.



Lee también: