La carne vacuna subió 9,8% mensual en noviembre

carne


En  noviembre, la carne vacuna aumentó en promedio 9,8% respecto de octubre y 55,5% en la comparación interanual, según informó hoy el Instituto de Promoción de la Carne Vacuna Argentina (Ipcva).

 

Así, el kilo de carne vacuna en Argentina alcanzó los $287,33 frente a los $261,79 que valía en octubre de este año.

 

De la misma manera, la bovina lideró la suba de las carnes durante el décimo primer mes del año, ya que la de pollo aumentó 5% respecto a octubre y la de cerdo 5,4%.

 

 

Sin embargo, en la comparación interanual el incremento en el precio del pollo al consumidor se ubicó 8,2 puntos porcentuales sobre la carne vacuna al totalizar 63,7%.

 

En relación al mes anterior, la carne de novillitos aumentó 8,7%; la de novillos, 10,4%; y la de vaquillonas y terneras, 10,5%.

Te puede interesar:  Pesce adelantó que piensa en "una inflación de un dígito para finales de 2021"

 

Los cortes que exhibieron los mayores aumentos respecto a octubre fueron la carne picada común, con un salto de 16,5% hasta los $193,41 por kilo; el matambre con un incremento del 13,2% hasta los $311,17 por kilo; y la carnaza común con un salto del 12,2% hasta los $232,70 por kilo.

 

El único corte que mostró un retroceso fueron las hamburguesas congeladas por cuatro unidades con un descenso del 1,4% hasta los $206,61.

 

Por último, la carne en los supermercados subió 7,5% respecto a octubre, mientras que en las carnicerías el aumento fue del 10,3%.

 

En noviembre, el precio promedio del novillo en el Mercado de Liniers fue de $75,6 por kilo vivo, lo que significa que tuvo un aumento del 75% con respecto a igual mes del año pasado. En el caso de los novillitos, el promedio dio $78, lo que indica una suba interanual del 73% y para la vaquillona, el promedio del mes pasado fue de $76, con un incremento del 85%.

Te puede interesar:  Pesce adelantó que piensa en "una inflación de un dígito para finales de 2021"

 

“En ese contexto, la brecha de precios entre el valor de la carne en la góndola y el de la hacienda lo está absorbiendo la industria frigorífica intermediaria entre el ganadero y la gente de a pie. El sector ya alertó que requiere de un reordenamiento de los valores porque, para los frigoríficos y matarifes, con los valores de los subproductos también en baja, las cuentas están más que complicadas”, informó el portal Bichos de Campo.