Fernández: “No quiero un Estado intervencionista, sino que sea inteligente”

alberto fernández en aea


En política, se debe analizar todo: lo que se dice, lo que no, el como, con quienes y el donde. La presencia de Alberto Fernández en el almuerzo de fin de año de la Asociación Empresaria Argentina (AEA) no escapa a esa lógica y fue tan importante como lo que dijo.

 

El Presidente estuvo en un espacio que el kirchnerismo tardío despreció. Uno de los tantos, por cierto. Así lo reconoció uno de los presentes ante El Economista. “La verdad es que lo importante fue el hecho de que haya venido a AEA, una agrupación con la que hubo mucha distancia en el Gobierno de Cristina, y a tan pocos días de asumir”, graficó tras el almuerzo en el Four Seasons. También, que se haya sentado a una mesa con Héctor Magnetto (Grupo Clarín), entre otros, con quien el Gobierno de Cristina también se enfrentó. Son gestos bienvenidos que, por cierto, deberán mantenerse porque los arranques suelen ser buenos. La cuestión es conservar ese espíritu.

 

“Es un momento oportuno para que charlemos con las grandes empresas del país, porque tenemos que volver a ponerlo de pie, y eso no lo hace un Gobierno solo”, expresó Fernández en un pequeño atril improvisado en el salón.

 

“Estamos en una situación donde la desigualdad es enorme. Cuatro de cada diez argentinos han caído debajo de la línea de pobreza. Cuando planteamos un mayor esfuerzo, lo hacemos básicamente para reconstruir cajas que han quedado vaciadas, como las de los jubilados”, explicó el mandatario. Sin embargo, sostuvo que no le interesa encontrar culpables, “sino saber donde estamos parados y cómo construimos el futuro”.

 

“Cada día que pasa es un nuevo argentino que cae en el pozo de la pobreza. Estamos en un país, que no sólo compra menos autos (la industria automotriz produce un tercio de lo que podría) sino que el problema más grave es que se consume 30% menos de leche. Ese es el mayor problema”, remarcó el Presidente. Dijo que “el Estado no es mágico, y necesitamos volver a poner plata en los sectores más empobrecidos, no para que compren autos, sino leche y pan”.

Te puede interesar:  El Ministerio de Salud confirmó que se viene una "cuarentena administrada"

 

“Tenemos que crecer sin que lo haga la demanda de dólares, si no volveremos a lo mismo de siempre”, dijo Guzmán

 

Fernández subrayó que no pretende “un Estado intervencionista, quiero crear un Estado inteligente que equilibre desigualdades en los mercados y que de garantía a los que invierten”.

 

Asimismo, volvió a mostrar confianza en el ministro de Economía: “Con Martín Guzmán venimos trabajando para hacer un plan sustentable, para el mediano y largo plazo. La deuda es un muy fuerte condicionante para crecer, es rara porque se ha tomado en el término de 3 años, en un enorme volumen y a pagar en muy corto plazo. Martín es un hombre que tiene una enorme experiencia, ha tenido un maestro tan importante como (Joseph) Stiglitz y ha dedicado su carrera a analizar la deuda”.

 

“El FMI ha aceptado nuestra lógica de trabajo, y no estamos improvisando, tenemos un plan. El primer paso es la ley, porque nos urge sacar de la pobreza a los que están mal, y poner en marcha la capacidad productiva de Argentina”, dijo en referencia al proyecto que se debatirá mañana en Diputados.

 

También anticipó que enviará al Congreso la formación del Consejo Económico y Social. “Yo no quiero ser el Presidente que decida solo, quiero ser el que los convoque a decidir entre todos”, sostuvo Fernández y añadió: “Obviamente, en todas las decisiones algunos estarán contentos y otros tristes. Pero quiero que sepan que vamos a estar construyendo una sociedad en la que todos estemos mejor, incluso los que sientan que en algún momento están perdiendo”. Ayer, El Economista anticipó que el candidato elegido para liderarlo será Roberto Lavagna.

Te puede interesar:  La Legislatura porteña aprobó tomar deuda en dólares por US$ 150 M

 

“Apelo a que sigan invirtiendo y creyendo en el país, porque lo vamos a poner de pie, no tengan dudas. Lo hemos hecho mil veces, lo ideal sería que esta sea la última vez que nos caemos, porque ser expertos en levantarse no es buena idea”, afirmó dirigiéndose a los empresarios presentes y agregó que sabe que “muchos se encuentran haciendo un esfuerzo en ese sentido”.

 

“No quiero que sea el plan de Alberto Fernández, sino de los argentinos. Que alguna vez usemos nuestra mística en algo tan valioso como terminar con el hambre del prójimo, que hagamos algo épico que nos reconforte como seres humanos, no a nuestros bolsillos”, apuntó el Presidente.

 

Como conclusión, sostuvo: “Dice (Mario) Benedetti en una de sus poesías que los que están en el fondo del pozo son bienaventurados, porque de ahí en adelante sólo queda ir mejorando. Estamos en el fondo del pozo, sólo queda ir mejorando. Pongamos todo el esfuerzo en un lugar común, yo los convoco a que lo hagamos juntos”.

 

Del almuerzo participaron el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero; Guzmán (quien también dirigió unas palabras y detalló el plan económico) y el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz. Por parte de la AEA estuvieron Jaime Campos, Luis Pagani, Paolo Rocca, Magnetto, Sebastián Bagó, Carlos Miguens, José Cartellone, Alfredo Coto, Cristiano Rattazzi, Federico Braun, Alberto Grimoldi, Enrique Cristofani, Eduardo Elsztain, Argüelles Marcelo, Alberto Hojman, Jorge Aufiero, Teddy Karagozian, Pablo Roemmers, Alejandro Bulgheroni, María Luisa Macchiavello, Luis Perez Companc, Roberto Alexander, Charlie Blaquier, Mariano Bosch, Martín Brandi, Eduardo Costantini, Julio Figueroa, Luis Fontana, Daniel Herrero, Sergio Kaufman, Teófilo Lacroze, Santiago Mignone, Martín Migoya, Alec Oxenford y Amadeo Vázquez.

 



Lee también: