Edwards, sobre Chile: “El experimento neoliberal está muerto”



Hay crónicas sobre lo que pasa en Chile y análisis sobre por qué pasa, pero hay poco debate sobre cómo sigue la situación. Es lógico: el futuro es imposible de descifrar. Pero algunas cosas se saben. Entre ellas, que Chile ya no será como era y que, como dice Sebastián Edwards (UCLA), “el neoliberalismo está muerto”.

 

Antes de adentrarse en el futuro, Edwards habla de “la paradoja de Chile”. Poco importa el coeficiente de Gini, sugiere. En rigor, la desigualdad económica se redujo en Chile y, según él asegura, “significativamente”. En el fondo, importa la percepción y, sobre todo, otras dimensiones de la equidad.

 

Según Edwards, hay tres posibles explicaciones para el contraste entre “percepción” y “realidad”.

 

  • La primera es que se habla de dos significados distintos de desigualdad. Mientras los economistas se enfocan en la “desigualdad de ingresos”, el gran público está hablando de un concepto más amplio, que incluye calidad de vida, interacciones sociales, acceso a servicios básicos y grados de Justicia en los sistemas económico y político.

 

  • La segunda, indica, es que es posible que la gente no observe cuenta de lo mucho que han mejorado las condiciones. “Es concebible que la narrativa acerca de la trayectoria social y económica del país haya sido capturada por los críticos del neoliberalismo”, dice

 

  • La tercera, añade Edwards, es que la gente reconoce los avances, pero cree que las cosas se han movido muy lentamente.

 

Lo más interesante es cómo sigue la película. “Desde una perspectiva económica, Chile enfrentará tiempos muy duros. El desempleo se disparará, la inversión extranjera se secará y el capital se irá del país”, dice y agrega que el país irá hacia una mayor equidad. “Tardará y llevará algunos años, pero hacia allí irá”, señala y deja una pregunta abierta sobre si se convertirá en un populismo.

 

“Chile tendrá una nueva Constitución, que estará muy lejos de la de Augusto Pinochet, que otorgará un rol central al Estado en los temas económicos y sociales, y que garantizará a nivel constitucional derechos sociales, como educación y salud. El experimento neoliberal está completamente muerto. Es probable que sea reemplazado por un Estado de bienestar que intentará seguir a los países nórdicos”, dice Edwards. La gran pregunta es si Chile lo logrará o quedará entrampada.