Default y superávits, ¿claves para reeditar la economía K?



Por Andrés Asiain Director del Centro de Estudios Económicos y Sociales Scalabrini Ortiz (CESO)

 

La gestión de Mauricio Macri deja una pesada herencia de endeudamiento externo, con el acceso al crédito externo privado y de organismos internacionales prácticamente agotados. Ante esa situación, los economistas de las diversas corrientes ortodoxas o heterodoxas plantean la necesidad de una reestructuración. El debate es entonces, ¿qué tipo de restructuración debe realizarse?

 

Al respecto, la capacidad de obtener quitas de capital e interés o de extender los vencimientos, depende de las posiciones relativas de fuerza que tiene Argentina y sus acreedores a la hora de sentarse a negociar. En ese sentido, algunos economistas vinculados a establishment financiero, plantean una urgencia por resolver rápidamente la problemática que no se condice con la situación macroeconómica del país. Si la situación de default de hecho en que se encuentra nuestra economía se formalizará, la postergación de los pagos de intereses y de capital facilitaría consolidar superávits fiscales y externos. En efecto, la proyección presupuestaria plantea un superávit primario (sin contar intereses) y el balance externo cerraría positivo en unos US$ 500 millones si no se realizaran pagos de interés ni capital por las deudas. Es decir, permitiría reeditar los superávit gemelos que fueron la clave macroeconómica de Néstor Kirchner para generar un proceso de crecimiento económico tras la crisis de la convertibilidad.

Te puede interesar:  No queda otra que emitir, pero importa la cuantía y quien emite

 

En 2020, los pagos entre capital e intereses al sector privado ascienden a unos US$ 36.000 M durante 2020, de los cuales US$ 20.532 M son vencimientos en moneda extranjera. A ello se suma vencimientos de capital e interés con organismos multilaterales, posiblemente renovables, por US$ 4.242 M y el swap chino de US$ 18.000 M (cuya renovación debe modificar una cláusula que lo ataba a la vigencia del acuerdo con el FMI).

 

Respecto a la deuda de corto plazo concentrada en Letes, Lecap y Lelinks, implican pagos por capital e intereses por US$ 18.588 M en 2020, con el 50% de los vencimientos concentrados en el primer trimestre. Por eso, un nuevo reperfilamiento aparece como necesario, si se decide avanzar en una estrategia de restructuración paso a paso.

Te puede interesar:  Guzmán "difiere" US$ 10.000 M en pagos de deuda bajo Ley Local

 

Dentro de los vencimientos de 2020, el peso de los bonos bajo legislación local es mayoritario, permitiendo una restructuración de fácil implementación -como quedó de manifiesto con el reciente reperfilamiento-. En el caso de los títulos bajo Ley Extranjera, las Cláusulas de Acción Colectiva facilitan llegar a acuerdos sin la exigencia de tener que contar con el beneplácito del 100% de los acreedores, a diferencia de las reestructuraciones hechas anteriormente. Por otro lado, los precios actuales de los títulos de deuda argentina brindan posibilidades de recompra, especialmente los bonos que tienen pagos de capital en el corto plazo y cotizan entre el 45% y 56% de paridad. A través de organismos públicos podrían realizarse compras de títulos como Bonar 20 y Bonar 24 que vencen en un plazo cercano y cotizan muy por debajo de su valor nominal, implicando un importante ahorro fiscal y de divisas hacia el futuro.



Lee también: