Repensando una Argentina exportadora

exportacion containers Argentina


Por Emilia Calicibete Economista de LCG

 

Si hay algo que caracteriza a los argentinos es el hecho de que no importa a qué nos dediquemos, siempre vamos a tender a mirar el precio del dólar en busca de una suerte de referencia sobre el panorama económico. Esto genera que nuestro tipo de cambio real sea muy volátil y este cambio de precios relativos suele resultar traumático.

 

En el intento de corregir descalabros económicos, a veces más temprano, otras más tarde, solemos recurrir a la devaluación. Así, se logra un tipo de cambio real más alto pero, debido a lo que pesa la historia en nuestra sociedad, la rigidez de los precios relativos se vuelve palpable y la solución de la devaluación pierde el efecto buscado.

 

Con un mundo en interacción comercial constante, la pregunta que surge es como se podrían fomentar las exportaciones en un país donde el tipo de cambio real no parece conocer la estabilidad.

 

La respuesta por excelencia que nadie quiere escuchar es mediante la reducción del costo laboral unitario. Esto se puede lograr por medio de dos canales. El primero, manteniendo el salario fijo y aumentando la productividad por trabajador, ya sea con más tecnología o mejoras en la logística de las empresas. El segundo, en línea con lo aplicado por Portugal, disminuyendo el costo salarial relativo al resto del mundo. En la práctica este último suele ser más complicado y surgen presiones sociales para que se compense dicho declive. Carencias sociales altas.

Te puede interesar:  Argentina parece lo mejorcito de una Sudamérica en crisis

 

Otra forma de impulsar las ventas al exterior es mediante la disminución de costos que ajusten el precio final a niveles competitivos internacionalmente. Dicha disminución puede darse mediante un cambio de logística a nivel macro, ya sea haciendo una extensión en la red de comunicaciones o de un cambio en los métodos de transporte, entre otros. Este último punto toma importancia no solo por el hecho de que cambiar los camiones por trenes abarata costos notablemente sino también porque en la actualidad, con la cada vez más presente lucha contra el cambio climático, resulta de suma urgencia buscar una alternativa a dicho medio de transporte: los camiones producen de 60 a 150 gramos CO2 por tonelada por kilómetros mientras que los trenes entre 14 y 18 gramos.

 

El hecho de que existan acuerdos comerciales es un factor clave en el impulso de las exportaciones. La apertura comercial coordinada hace que se reduzcan los aranceles permitiendo que para el país importador nuestros productos sean más baratos. Lo mismo sucede con los aranceles a nuestras importaciones.

 

Argentina se caracteriza por ser un país productor de bienes primarios con una rama industrial pequeña, por lo que para producir bienes con mayor sofisticación requiere importar ciertas materias primas o bienes intermedios de otros países. Varios de los productos que se exportan tienen esta condición y, por ende, la reducción de aranceles a la importación de bienes intermedios u otros insumos también permitiría que los precios finales no sean tan altos.

Te puede interesar:  Argentina parece lo mejorcito de una Sudamérica en crisis

 

Entre otras opciones no mencionadas está la lucha contra las estructuras burocráticas que suelen generar conflictos a la hora de exportar, y la falta de políticas de apoyo a las pymes en su intento de expandirse y acceder a nuevos mercados. El Estado, en este último caso, podría utilizar sus recursos para promocionar los productos locales para intentar ampliar la red de clientes más allá de las fronteras argentinas.

 

Si bien existen diversas opciones y caminos a seguir para poder exportar más, cada una de las opciones planteadas genera incomodidades en algún sector de la economía. No se espera que los cambios se realicen todos juntos, ni de un día para el otro, pero es importante comenzar a poner en práctica algunas medidas.

 

Independientemente de quien gobierne, los cambios deben verse sostenidos en el tiempo ya que de volver atrás se entorpece doblemente el proceso. De todas formas, se lograría un resultado mayor combinando estrategias para que Argentina pueda volver a pensarse como un país exportador.






Diario EL ECONOMISTA

jueves 14 de noviembre, 2019
Edición N° 4266
TEL 4-314-7680
Paraguay 776 C1057AAJ
Director Responsable: Juan Radonjic
Propiedad de Esecom SA
RNPI Nº 66640933