Los guiños de Alberto a Lavagna van más allá del debate electoral



No hubo contrapuntos entre ellos. Ni ataques. Incluso se los vio charlar cordialmente, entre bambalinas, antes del debate. Y, luego, ya sin la tensión del duelo. Y tendieron puentes en el transcurso. Más explícitamente Alberto Fernández hacia Roberto Lavagna, que en sentido inverso. Para reafirmar la existencia de un diagnóstico común sobre el estado de situación del país. Y salidas posibles.

 

“Pensé que íbamos a hablar en serio, pero el Presidente sigue mintiendo y diciendo disparates. El Presupuesto educativo de 2015 a hoy cayó 40% y el presupuesto en Ciencia y Tecnología, como dijo Lavagna, cayó 43%”, sostuvo el candidato a presidente por el Frente de Todos, en una de las ocasiones en las que se apoyó en el contendiente de Consenso Federal. “Me gustó lo que dijo Lavagna, ya que va en el mismo sentido de lo que digo, cuando se preguntó por el costo para pagar el 80% de las tasas de las Leliq”, señaló ayer Fernández en una de las entrevistas que concedió antes de participar del Foro de Ciudades, en Rosario.

 

Por cierto, no fue la primera vez que Alberto intentó tender puentes. “Quisiera que la economía se ordene y se tranquilice. El Gobierno sembró un caos inexplicable. Si Lavagna puede aportar algo, el Presidente debería llamarlo. Por lo que lo conozco a Roberto debe tener una mirada parecida a la mía”, dijo en agosto pasado, antes de las PASO. “¿A qué presidente no le gustaría tener a Lavagna de Ministro de Economía? Es uno de los hombres más virtuosos que he conocido, le presentás un problema y te trae tres soluciones. Lo que no sé es qué quiere hacer Lavagna”, había dicho luego.

Te puede interesar:  La Legislatura porteña aprobó tomar deuda en dólares por US$ 150 M

 

Lavagna fue uno de los más incómodos con el formato. Se lo notó fuera de tiempo y con dificultades para encontrar su eje.

 

Desde el sector de Lavagna, le quitan importancia al hecho. El candidato de Consenso Federal intenta reforzar su campaña y mantener, al menos, el porcentaje alcanzado en las PASO, sin chances ya de disputarle el segundo lugar al presidente Mauricio Macri. Señalan que comparten con Alberto la convocatoria al acuerdo social y que el instrumento pueda ser un consejo económico en el que se siente al empresariado y a los sindicatos, pero sin más afinidades que esas. “En dos oportunidades Alberto le dio la razón a mi padre y me parece muy bien eso. Si uno ve del otro lado cosas que van en el buen sentido, bienvenido eso”, destacó el diputado Marco Lavagna, hijo del candidato, en diálogo con El Destape Radio. “Eso no significa que después terminen pegoteados o en un mismo espacio o con acuerdos”, aclaró.

Te puede interesar:  El Ministerio de Salud confirmó que se viene una "cuarentena administrada"

 

De todos modos, circunscribió su crítica “a los últimos ocho años”, incorporando también a la última gestión de Cristina, pero cuidándose de extender el lapso más hacia atrás, como era su costumbre hace no tanto.

 

En el debate, el exministro fue uno de los más incómodos con el formato. Se lo notó fuera de tiempo y con dificultades para encontrar su eje, más allá de sus intervenciones críticas sobre la política económica del gobierno de Cambiemos y sus consecuencias sociales. Reafirmadas en algunos casos por Fernández. “Eramos seis, teníamos poco tiempo. Seguramente se pueden encontrar formas de debate que permitan un análisis un poco más en profundidad de las cosas”, dijo el día después sobre su participación en el debate. “La pelea no contribuye a la solución. La perturba. No augura lo que es más necesario para la Argentina: consensos y un gobierno de unión nacional. No se trata de quien habla más rápido ni grita más fuerte. Detrás de esos gritos está el fracaso de dos modelos”, señaló Lavagna, en las redes sociales sobre los desafíos que deberá enfrentar el país.



Lee también: