Inicio » Debates » La Inteligencia Artificial (IA) y las administraciones fiscales: el futuro ya llegó



La Inteligencia Artificial (IA) y las administraciones fiscales: el futuro ya llegó


4 de octubre, 2019

inteligencia artificial administracion fiscal


Por Federico Schweizer Contador de Teresa Gómez – Carlos Quian & Asoc

 

La Inteligencia Artificial (IA) es la innovación aplicada en el uso de tecnología inteligente y la habilidad humana para dar solución a temas concretos de determinada complejidad. Hoy es posible su aplicación en todo tipo de organizaciones, funciones y procesos. Dentro de la esfera de la inteligencia artificial existe lo que se llaman redes neuronales: programas de la IA capaces de simular algunas de las funciones de aprendizaje del ser humano. Una red neuronal obtiene experiencia analizando automática y sistemáticamente los datos para determinar reglas de comportamiento. Luego, con base en ellas, puede realizar predicciones sobre nuevos casos.

 

Ya no es novedad decir que las administraciones fiscales se han transformado en tenedoras de un gigantesco caudal de información. Sus bases de datos incluyen todo tipo de movimientos sobre la intimidad económica del contribuyente, e incluso más.

Te puede interesar:  Un mundo con desequilibrios inquietantes

 

Dicho esto, sus tasas de generación de datos crecen de manera exponencial día tras día. Es entonces cuando la inteligencia artificial comienza a jugar un papel clave para las administraciones fiscales modernas, el poder transformar esos datos en fuentes de información, predecir conductas, cruzar datos y conocer tendencias de un contribuyente en forma automática será el resultado de los que consigan aplicar correctamente la inteligencia artificial y el machine learning.

 

Sumado a ello, en un mundo donde cada vez son más fuertes los requisitos internacionales para la total transparencia, la sustancia y consistencia de la información necesaria cada día es más importante. Ha sido una tendencia en los últimos años el aprovechar estas tecnologías para mejorar la eficiencia y transformar valores atípicos en valores útiles.

 

Muchas administraciones han contratado a algunos de los gigantes tecnológicos para el desarrollo de herramientas que los ayuden a implementar éstos sistemas. El caso más reciente es el de España, que contrató a IBM para asistir a los contribuyentes con el sistema de carga de IVA a través de una red neuronal. El impacto de las redes neuronales en los flujos de trabajo de las administraciones tributarias no sólo mejora el análisis e interpretación de una declaración de impuestos, sino que hoy muchos sistemas ya permiten evaluar instantáneamente cualquier error o inconsistencia al momento de la presentación o en el cruce con libros contables, gracias al conocimiento de la conducta que los sistemas ya aprendieron del contribuyente.

Te puede interesar:  Debatiendo en el Titanic

 

Los cambios tecnológicos nunca son inocentes ni neutrales. No hay dudas de que las herramientas de aprendizaje automático y los sistemas basados en reglas pueden acelerar y perfeccionar los procesos en las administraciones fiscales. Sin embargo, para beneficiar se plenamente de sus ventajas, entiendo deberán considerarse y gestionar cuidadosamente la relación entre tecnología y talento humano.

 

La tendencia está en aumento, los cambios ya están sucediendo.

 

Dejá un comentario