Bajan la tasa y reparten más pesos: el dólar libre sube

dólar mercado incertidumbre


Por Luis Varela 

 

Jugando decisiones al fleje, muy criticadas por economistas de diferentes orientaciones, el Banco Central está tomando medidas que dejan con la boca abierta a casi todos los observadores. Y lo más particular del caso es que cada comunicado que sale de Reconquista 266 es acompañado por una especie de “yo no fui” tanto en el gobierno del actual presidente Macri como en los equipos del electo Alberto Fernández.

 

La bomba que impactó duramente en el mercado de ayer tuvo con la decisión ya sin vuelta atrás de bajar drásticamente la tasa de interés, acompañando una formidable ampliación de emisión monetaria, dos decisiones que son posibles por el súper cepo cambiario, que dejó a todos los ahorristas argentinos completamente afuera de la posibilidad de tomar posiciones en dólares, mientras los que tienen acceso a fondos más grandes siguen bailando la dulce música de la abundancia.

 

El tema tiene que ver con que mientras el denominado chiquitaje tiene acceso a comprar apenas US$ 200 por mes (con muchísima gente de esa franja esperando que llegue el viernes, por el cambio de mes, para volver a comprar otros US$ 200), surgen todo tipo de puentes para evitar ese cepo, utilizando compras vía tarjeta de crédito, adquiriendo cosas a precio de dólar oficial, baratísimo, mientras los dólares libres ya dejaron de bajar, y empezaron a moverse otra vez hacia arriba.

 

La decisión que todos esperaban llegó desde el Banco Central. Desde este viernes 1° de noviembre, ya con el dólar en un cepo casi total, el comité de política monetaria decidió que la tasa de las Leliq baja de 68% a 63% anual, lo cual sigue fomentando un desarme de posiciones de los bancos. Las Leliq tenían hace unas semanas un stock de $ 1,1 billones y al cierre de los números oficiales quedan $ 750.000 millones, por lo que ya se llevan desarmados $ 350.000 millones.

 

Eso, además, viene acompañado por la decisión del BCRA de que los bancos no puedan integrar más el encaje con Leliq, sino con pesos ciertos. Y en paralelo, en contacto con Hacienda, y el uso de dinero que estaba colocado en diversas cuentas, se autoriza una súper emisión que para noviembre o diciembre terminará casi duplicando la base monetaria, aunque claro que con el dólar en un cepo y con las tasas de interés mucho más bajas.

 

Todo este movimiento surge con hipermercados anunciando que los precios se congelan durante quince días y con el Gobierno Nacional y de Buenos Aires autorizando subas en las taridas eléctricas y en las prepagas. Todo ese combo inquieta a los analistas por el impacto que puede llegar a tener todo ese movimiento en la inflación: desde ambos gobiernos, actual y electo, dicen que la inflación de octubre estaría en torno al 4%.

 

Pero la gente ve claramente en las góndolas que ese valor no es cierto. De hecho ayer se hizo un movimiento que dejará más pobres a muchos: los “productos esenciales” aumentaron 13% y pasaron a ser “precios cuidados”. Ahora bien, en términos concretos, y bien de mercado, se vio que los bancos volvieron a bajar fuerte las tasas de interés, colocándolas con poca distancia entre valores mínimos y máximos, de plata chica y plata grande, ya que pagaron entre 49 y 50% anual para ambas posiciones. Todavía con los últimos dos días con las Leliq en el 68% anual. Detrás de toda esta movida de las tasas, los dólares oficiales siguieron en un desierto, sin operaciones, pero los dólares libres mostraron un corcoveo. El dólar oficial cerró sin cambios a $ 63,42, el blue subió 50 centavos hasta $ 67,50 pesos y hubo una suba de 25 centavos para el dólar mayorista, hasta 59,72, con el BCRA comprando dólares en el mercado de futuro y perdiendo apenas US$ 39 millones de las reservas. Pero, mientras la gente que tiene capacidad para viajar al exterior está haciendo compras a dos manos con tarjeta de crédito, de bienes o de pasajes aéreos (algunas compras se pueden hacer, y permiten cancelar las operaciones por lo que devuelven dólares, a precio de tipo de cambio oficial, pero quedan dólares físicos en algunas cuentas). Por eso ayer el dólar denominado contado con liquidación volvió a empinarse, al subir $ 2,84, hasta $ 78,54. Con esto, la brecha entre el dólar oficial y el dólar blue siguió en el 6,4%, pero la brecha entre ccl y mayorista saltó hasta el 31,5%, y esto les permite a los que tienen grandes fondos seguir acumulando dinero, a costa de un cepo que solo castiga e impide al chiquitaje.

Te puede interesar:  Repunte para acciones y bonos, con el dólar libre moviéndose

 

En el exterior, mientras tanto, tal como adelantamos hace unos días, el Comité Federal de Mercado Abierto (FOMC, por sus siglas en inglés) de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed) decidió ayer bajar en 25 puntos básicos la tasa de interés que regula el costo del dinero, al rango de entre 1,50% y 1,75%, en lo que constituye la tercera consecutiva que realiza la autoridad monetaria desde julio pasado. Al argumentar la decisión, que se adoptó con ocho votos a favor y dos en contra, la Fed sostuvo que en las últimas semanas el mercado de trabajo se mantuvo “sólido” y que la actividad económica del país siguió creciendo a un ritmo “moderado”. Mientras que la inversión empresarial y las exportaciones estadounidenses “han permanecido débiles”, dijo la Fed. De esta forma, la entidad monetaria justificó su decisión en las “implicaciones” de los desarrollos globales para las perspectivas económicas, así como las “débiles” presiones inflacionarias que se vislumbran en la actualidad. Al igual que en las dos oportunidades anteriores, la decisión de la Fed no fue tomada por unanimidad.

 

Con esto, en el exterior el dólar subió 1,6% en Chile (país con muchos conflictos sociales), pero bajó 0,1% en México, cedió 0,2% en Brasil y retrocedió 0,3% contra el euro y la libra. En consecuencia, en Buenos Aires, medidos en pesos, mientras el dólar oficial estuvo congelado, la libra subió 52 centavos hasta $ 76,94, el euro subió 48 centavos hasta $ 66,49 y el real subió 10 centavos hasta $14,95.

 

La movida de tasas que hizo la Fed alteró el panel de bonos de todo el mundo. Ayer hubo un repunte para los bonos de Canadá y debilidad para los bonos de Singapur e Italia. Y en la Argentina, esperando la decisión de Alberto, Guillermo Nielsen y Daniel Marx, de la propuesta de reperfilamiento, los bonos argentinos repuntaron y abandonaron el pozo del mes.

Te puede interesar:  El S&P Merval subió 2,1% y el riesgo país avanzó hasta los 2.382 puntos

 

El 80% de lo operado en bonos se transó en cuatro papeles: AY24 48%, AA22X 13%, DICPX 9% y TJ20X 8%. En los extremos hubo un salto del 25% para el bono DIP0 y subas del 3% al 5% para los bonos AF20, BOC5O, TJ20Z, PARP, BPLD, DIA0, PR13, DICPX y DICA. Y un derrumbe de más del 11% para los bonos DICPZ, PBD19, AA26D y AA46D, y bajas del 3% al 5% para los bonos A2E7, TJ20D, AA37D y A2E7D. Con el riesgo país de Argentina cerrando sin cambios en 2.174 puntos básicos, lo que nos deja completamente fuera de este jolgorio monetario del mundo con tasa casi cero en todas partes. De hecho hoy Mario Draghi deja el Banco Central Europeo, y Christine Lagarde se hace cargo de esa entidad. Y hay que estar muy atentos a los bonos porque hoy mismo vencen letras reperfiladas. Se paga renta y amortización del bono S31O9, bonos de la Provincia de Buenos Aires LBO19 y BBO19, LB2O9.

 

La baja de tasas de la Fed les dio aire a las bolsas del mundo que están en máximos históricos. Hubo subas del 0,3% al 0,5% para los índices de la Bolsa de Nueva York, al tiempo que la de San Pablo subió 0,8% y la de México bajó 0,2%.

 

A nivel local, hoy pagan ON Grimoldi, PSA Financiera y Vista Oil & Gas.

 

Hay balances muy malos de varias empresas cotizantes, todas con peores resultados en comparación de lo que venían obteniendo.

 

El 80% de lo operado en acciones se transó en cuatro papeles: Petrobras Brasil 57%, G.F. Galicia 10%, YPF 8% y Grupo Valores 4%. Y con $ 1.726 millones operados, la Bolsa de Buenos Aires subió otro 4,1%. Con saltos del 10% al 17% para Ferrum, Tglt, Cuyana, TGN, Havanna, Consultatio, Comercial del Plata y Grimoldi. Y baja de casi 2% para el Santander Río. Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron mixtos con subas del 1% al 4,4%para Ternium, Edenor, Pampa E, Globant y TGS; bajas del 1% al 6% para Bunge, Irsa I, Tenaris, Cresud, Macro y Telecom.

 

Por último, las commodities actuaron en consonancia con lo que hizo las FED. Hubo una nueva baja del 1,2% para el petróleo: el barril volvió a colocarse abajo de los US$ 55 dólares. Se vio una mejora para los metales preciosos: repunte del 0,5% para el oro y suba del 0,2% para la onza de plata. Los metales básicos actuaron débiles: con el aluminio sin cambios, el níquel cedió 0,1% y el cobre bajó 0,6%. En Chicago: el maíz subió 1,2%, la soja bajó 0,3% y el trigo cedió 0,4%. En Rosario: suba del 2,2% para el maíz y cierre sin cambios para trigo, girasol y soja. Y se vio una baja del 2,9% para el bitcoin, con bajas mayores para el resto de las criptomonedas; sólo el Neo se salvó.






Diario EL ECONOMISTA

jueves 05 de diciembre, 2019
Edición N° 4281
TEL 4-314-7680
Paraguay 776 C1057AAJ
Director Responsable: Juan Radonjic
Propiedad de Esecom SA
RNPI Nº 66640933