En AEA los empresarios evitaron el tema electoral

AEA


El evento organizado ayer por AEA reunió a varios de los principales empresarios del país y fue clausurado por el presidente Macri.

 

El clima denotaba preocupación por la coyuntura, pero relativa tranquilidad entre los que generan una buena parte del PIB argentino, frente a un posible gobierno encabezado por Alberto Fernández.

 

Luego de la apertura a cargo del titular de AEA, Jaime Campos, hubo dos paneles; en el primero expusieron Alfredo Coto, Martín Migoya, Carlos Blaquier y Paolo Rocca ; y en el segundo lo hicieron María Luisa Macchiavello, Luis Perez Companc, Cristiano Rattazzi y Eduardo Costantini. Tal cual estaba acordado, ninguno hizo referencia al proceso electoral en curso y se centraron en temas de los cuales hablan desde mucho tiempo como la demanda por mayor previsibilidad, los cuestionamientos a la excesiva presión fiscal y las falencias del sistema educativo que afecta al mercado de trabajo.

 

Migoya, que está al frente de Globant transmitió una visión positiva de la industria de la tecnología que – destacó- emplea a 150.000 personas. Y destacó que los últimos gobiernos han impulsado leyes favorables para el desarrollo del sector conformando una política de Estado. Recordó que la primera fue con Eduardo Duhalde, luego se sancionó otra durante el gobierno de Cristina y recientemente la ley de economía del conocimiento que fue votada casi por unanimidad en el Congreso.

Te puede interesar:  Salud, economía y el valor de salvar vidas

 

Migoya sostuvo la necesidad de reconocer nuevas formas de empleo, una propuesta que tal vez no pueda aplicarse a todas las actividades pero que puede constituir una avance para salir del eterno debate sobre la reforma al actual régimen laboral. Los problemas de competitividad que enfrenta Argentina por las distorsiones impositivas fueron resaltados por Rattazzi que sostuvo “que sólo el 45% de lo que le representa como costo laboral a la empresa llega al bolsillo del trabajador en Argentina mientras que en México alcanza al 85%”. El hombre de Fiat afirmó que un país con inflación es “poco creíble” y que la industria automotriz es clave el acuerdo con la Unión Europea porque “si dependemos sólo de Brasil, vamos muertos”.

 

Rocca afirmó que “la marca de este siglo” será la disputa entre China y EE.UU. y que el país tendrá que dejar en claro de que lado está.

 

Blaquier, de Ledesma, aportó la visión federal y recordó las distintas dificultades que se originan a partir de los desequilibrios territoriales del país.

 

Por su parte Paolo Rocca, aportó una visión positiva al tiempo que planteó los desafíos que enfrenta el país. El principal, es volver a crecer para lo cual se necesita que se expandan las exportaciones y sostuvo que “el desarrollo de Argentina pasa por el desarrollo industrial”. Rocca, además, destacó algunas fortalezas del país como las transformaciones estructurales que se produjeron, el desarrollo de las cadenas de valor, el cambio tecnológico en el campo y el desarrollo de servicios sofisticados. Afirmó que en el país hay sectores que “pueden crecer a tasas chinas”.

Te puede interesar:  El Covid-19 ya contagió al PIB y las cuentas públicas

 

Por supuesto que el tema Vaca Muerta estuvo presente y Rocca sostuvo que era necesario mantener la reglas de juego para que no haya retroceso dado “que antes importábamos 80 barcos de GNL y ahora 18”.

 

El titular del grupo Techint afirmó que las exportaciones de Argentina deberían pasar de representar el 15% del PIB al 20% y que para ello “deben crecer al 7% por año”. Y fue contundente al afirmar que la respuesta a ese desafío no se encuentra en China y que Argentina debe reafirmar su opción atlántica y estar junto a América Latina, Estados Unidos y Europa.

 

Rocca concluyó afirmando que “la marca de este siglo” será la disputa entre China y Estados Unidos y que Argentina tendrá que dejar en claro que está del lado de las democracias liberales.



Lee también: