Inicio » Finanzas » China abre una puerta, pero JP Morgan puede cerrar otra



China abre una puerta, pero JP Morgan puede cerrar otra


11 de septiembre, 2019

Soja campo agro industria China


Por Luis Varela 

 

Cuando todavía faltan seis semanas y media para la elección presidencial (lo cual significan 33 ruedas de negocios, una verdadera eternidad), la plaza financiera argentina recibió ayer una buena noticia, después de muchas jornadas de cachetazo tras cachetazo.

 

La novedad tuvo que ver con la firma de un acuerdo con China: luego de veinte años de negociaciones, el Ministerio de Agricultura formalizará hoy un acuerdo a través del cual Argentina podrá venderle harina de soja a los chinos, con lo que se ingresa al mayor mercado consumidor mundial de proteína vegetal para alimentación del sector ganadero.

 

La concreción del acuerdo generó una gran ebullición, sobre todo en la Bolsa de Rosario, donde se concentran las operaciones con granos, por lo que ayer se redondeó un salto del 7,5% para el trigo, una suba del 6,3% para la soja y una mejora del 0,8% para el maíz. Al tiempo que en Chicago el maíz trepó 2,6%, el trigo mejoró 2,3% y la soja subió 0,9% (Estados Unidos tiene algunas puertas chinas bloqueadas, hasta que Washington y Pekín terminen con la guerra comercial).

 

El desbloqueo de los negocios derivados de los granos y el paso importante que dio la selección argentina de básquet, generaron un buen humor en la city, que presenció ayer la quinta rueda consecutiva con el dólar completamente quieto.

 

Con muy pocos negocios, y lo que es más importante sin venta de reservas, el dólar de los nueve colores sigue transitando, realizando todo tipo de alternativas, desde rulos y serpentinas, pero en los canales oficiales no hay movimiento. El tipo de cambio oficial minorista bajó 2 centavos hasta $58,13, el blue bajó 25 centavos hasta $ 58,75 y hubo una baja de 1 centavo para el dólar mayorista, hasta $ 56,01. Y, lo que es más importante, el cepo hasta ahora no empeoró las expectativas, ya que los analistas esperan que el dólar oficial finalice diciembre a $ 66,70, es decir 14,8% por encima del precio actual.

 

Eso sí, el goteo de reservas persiste: ayer se fueron US$ 268 millones dólares, por lo que quedan US$ 50.374 millones. Pero no fue por ventas oficiales, sino por un drenaje de depósitos de dólares de los privados en los bancos, que por ahora continúa, pero con cantidades diarias que se van achicando. Habrá que ver si esto continúa, ya que en las próximas jornadas hay vencimientos de bonos, y muchos de los que cobren pesos podrán querer irse a dólares, y meter esos billetes en cajas fuertes o mandarlos al exterior.

 

En la rueda de hoy no hay pagos: sólo hay vencimientos de presentación de estados contables de algunas empresas.

 

En el exterior, mientras tanto, el dólar estuvo mixto: el billete verde subió 0,3% en Japón y 0,1% contra el euro, no cambió contra la libra, pero bajó 0,3% en Brasil y cedió 0,4% en México y Chile. Lo cual determinó que en la plaza argentina se viera una suba de 4 centavos para el real hasta $ 13,71, una suba de 1 centavo para la libra hasta $ 69,15 y una baja de 8 centavos para el euro hasta $ 61,80.

Te puede interesar:  Dólar más firme e inversores operando cada vez menos

 

Por su parte, el ministro Lacunza se prepara, para ir a Washington, a visitar no sólo al FMI, sino que también elabora agenda con el Banco Mundial y el BID.

 

La preocupación de fondo, obviamente, tiene que ver con el oleaje que todavía se siente por el salto que tuvo el dólar de $ 45 a $ 58. Las tasas de interés siguen en las nubes, y tarde o temprano ese ajuste tendrá impacto en otras variables. Ayer, la tasa de las Leliq continuó a full: pagaron 85,989% anual promedio, con máximo del 86,000%. Pero hubo una leve baja para las tasas de los plazos fijos: pagaron 57% por plata chica y 61% por plata grande.

 

Por el momento, no hay pesos en la calle y mucha gente se ve obligada a vender dólares que tiene en su poder en general en el mercado blue, por lo que la brecha cambiaria volvió a achicarse. Y el stock de las Leliq se había aliviado medio en dólares con la devaluación, pero la tasa al 86% anual continúa sembrando un problema que debe enfrentarse pronto.

 

Todos estos macro números son mirados con atención por los analistas, y desde ese punto de vista llegan malas noticias. La agencia calificadora JP Morgan anunció ayer que pone en revisión la calificación de la deuda argentina, por el control de capitales y los negocios laterales que se están viendo para puentear el cepo.

 

Luego de las Letras en pesos que fueron postergadas por noventa días, JP Morgan dijo que pone a Argentina en revisión para una posible remoción de su participación en el índice de emergentes. El país representa alrededor del 0,17% del índice Global Diversificado GBI-EM. Si se lo excluye, no será elegible para volver a entrar en ese indicador por al menos doce meses. El banco indicó que removería a los bonos soberanos argentinos antes del 29 de noviembre si es que no se realizan cambios a los controles de capital. Y eso reducirá la cantidad de posibles compradores que tienen los papeles argentinos.

 

Con esa luz amarilla, los bonos nacionales actuaron ayer mixtos. Venían subiendo a gran velocidad, y ayer también hubo aumentos, pero menores, por lo que el riesgo país volvió a crecer 34 puntos, hasta 2.094 unidades.

 

Los títulos argentinos tuvieron ayer un altísimo volumen de negocios, pero esas operaciones no fueron para compra y tenencia, sino para utilizarlos como puente para sacar capitales. Hubo operaciones con papeles, equivalentes a un dólar de $ 67, lo cual advierte la cantidad de desequilibrios que van afectando los extremos del mercado.

Te puede interesar:  El dólar mayorista subió 22 centavos y cerró a $56,50

 

Ayer, mientas se vio una baja en los bonos de Singapur, Canadá, México e Italia, los títulos públicos argentinos mostraron una suba mucho más tranquila. El 90% de lo operado en bonos se transó en cuatro papeles: AY24 57%, TJ20X 16%, TC21X 13% y AO20 3%.

 

En los extremos se vio un salto del 21% para el bono S15N9 y subas del 8% al 16% para los bonos S15N9, TJ20, U25O9, TJ20, S11O9, S11O9, TC21, UN9D, DICY, U11O9, U11O9, A2E7, PR15, S30S9 y TC20. Y un desplome del 15% para el bono UF0D, caída del 10% para el bono AA22 y bajas del 3% al 10% para los bonos PAA0D, US9D, PARP, DICY, AA37D, AO20, AA37D, UO9D, DICYD, PARAD, DICAD, PARA, TVPP, AM20, AA25, AA25D, AO20D, DICY, PARA, UN9D y PAA0

 

Las bolsas del mundo tuvieron un día levemente bajista. Hubo rueda mixta en Nueva York: suba del 0,3% para el Dow, mejora de 0,1% para el S&P y baja del 0,1% para el Nasdaq. Al tiempo que se anotó una baja del 0,1% en la Bolsa de San Pablo y del 0,2% en la de México.

 

La Bolsa de Buenos Aires, mientrastanto, con muy pocos negocios, apenas $ 638 millones, tuvo una rueda muy positiva: el índice Merval subió 4,6%. El 80% de lo operado en acciones se transó en nueve papeles: G.F. Galicia tuvo el 20% de los negocios, YPF el 19% y Petrobras Brasil el 11%.

 

En los extremos hubo subas del 4% al 10% para Banco Río – pref, Molinos, Transener, TGN, Telecom, Juramento, Cresud, Tenaris, Pampa E, Metrogas, banco Macro, Costanera, Galicia, Petrobras Brasil y Garovaglio. Con baja del 9% para Domec y merma del 1% al 5% para Capex, Banco Santander Río, Bodegas Esmeralda, Holcim, Polledo y Tglt.

 

Mientras que los ADR argentinos que cotizan en Nueva York estuvieron mixtos: con un salto del 5,7% para Ternium y subas del 1,4% al 1,8% para Tenaris, Banco Macro, Telecom y Pampa E; con retroceso del 6,7% para Irsa P, y merma del 3% para Globant y del 1,2% para Cresud.

 

Finalmente, las commodities mostraron novedades sobre todo en metales preciosos. Hubo una baja del 0,9% para el petróleo, hasta US$ 57,50 dólares por barril. El oro bajó 0,3% y la onza de plata subió 0,1%. Los metales básicos actuaron mixtos: el aluminio subió 2,1%, el cobre bajó 0,1% y el níquel perdió 0,8%. Y hubo una caída del 2,7% para el bitcoin, con panorama mixto para el resto de las criptomonedas.

Dejá un comentario